Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Encarecen las comunicaciones en la era de la comunicación

En tal escenario el llamado que hizo el Ejecutivo el 15 de septiembre, de "invertir en El Salvador", casi es un contrasentido, pues hay vigorosa inversión cuando existen seguridad jurídica y física, reglas claras y estables

En poco más de seis años, los rojos se las arreglaron para hundir al país en un desastre que, a su vez, ha recrudecido la expoliación al sector productivo, a la población y al futuro de todos.

Para cada golpe a los bolsillos de la gente hay pretextos: que “el Estado” invierte quinientos millones en servicios, que “el Estado” necesita dos mil millones para seguridad, que “el Estado” requiere de préstamos para potenciar la educación o fomentar la agricultura... y así sin pausa, aunque en vez de ver realizadas esas obras o ejecutados esos programas, todo va de mal en peor, hasta los negocios subsidiados de la clase roja.

Las grandes pensadas de la oligarquía roja son siempre nuevas maneras de desplumar a la población: las últimas son caerle encima a los ahorros de los trabajadores destinados a su pensión y gravar, “con un módico diez por ciento”, todas las llamadas o comunicaciones que se realicen.

¿Cuáles pueden ser los siguientes pasos? Tal vez una lotería en la que a los premiados les exigirían el doble del pago de sus impuestos o echarle el guante a los depósitos en los bancos o poner retenes en las carreteras para expoliar a  turistas o meterle un impuesto al consumo de la sal.

En tal escenario el llamado que hizo el Ejecutivo el 15 de septiembre, de “invertir en El Salvador”, casi es un contrasentido, pues hay vigorosa inversión cuando existen seguridad jurídica y física, reglas claras y estables, entendimientos con todos los sectores y respeto al orden de leyes.

Los ataques, descalificaciones y permanente acoso a los productores nacionales y a las gremiales que los representan, es todo menos concordia y disposición a trabajar juntos. A ello se suma el hecho de que el gabinete está compuesto por personajes que nunca antes figuraron, que están allí por su militancia o cercanía con el comunismo. Y eso sólo reafirma la medular hostilidad a los sectores de trabajo.
 

Leyes elásticas que se ajustan
en provecho o daño de alguien

 

Pese a la inseguridad, empresas, negocios, comercios y hasta talleres informales invierten lo que pueden para mantenerse competitivos y conservar y ampliar sus clientelas. Lo desafortunado es que a causa del acoso fiscal y de los altos impuestos, es crecientemente difícil contar con los recursos para incorporar nuevas tecnologías o incrementar la presencia en el mercado local y regional.

Es lamentable que el grupo en el poder, un ente distinto de lo que es el Estado que es la suma de todo en un territorio, no vea hacia adelante y mida las consecuencias de sus erradas políticas, sus persecuciones y su tolerancia a la incapacidad y la corrupción.

Es grave que ni siquiera se planteen la interrogante que muchos se hacen: ¿cómo es que se  van a pagar todos los préstamos que se suscriben y qué hará el país si cae en la insolvencia?

Es desafortunado, por la clase de mensaje que se envía, que la ley se aplique a unos, se use para perseguir a otros y se olvide al tratarse de gente vinculada con el oficialismo. Muy sintomático fue el caso CEL/ENEL y la persecución judicial a funcionarios que no violaron ninguna ley, como a la inversa el de grandes corruptos que no son investigados.

Nuestro país es el que menos inversiones recibe en la región...