Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Echaron a muchos del gobierno y metieron a la parentela

Es por estar rellenando dependencias con parentelas de diputados y de jerarcas partidistas, que los costos de manejar el gobierno se elevan, la tramitación de asuntos se complica y todo se entorpece

Como "la ley lo permite" numerosos miembros del partido rojo están nombrando en puestos de gobierno a sus parentelas, tengan o no la capacidad para desempeñarse en tales posiciones. Lo esencial es contar con el enchufe, cuello, conecte, el calzador, la lubricada, el apadrinamiento, recursos que no están al alcance de la gente de a pie, de la que paga los impuestos con que se cubren los emolumentos de esas parentelas.

Una cosa es que la ley permita esa clase de movidas y otra que la práctica sea ética y conveniente tanto para las entidades y oficinas, como para al país. Y es por estar rellenando dependencias con parentelas de diputados y de jerarcas partidistas, que los costos de manejar el gobierno se elevan, la tramitación de asuntos se complica y todo se entorpece.

Lo que no dijo el Presidente Funes es que muchas personas que estaban nombradas en cargos públicos y que contaban con larga experiencia en sus desempeños (incluyendo servidores que hicieron cursos a nivel interno y en el exterior) las echaron para colocar allí al pariente, como sucedió con el hijo del diputado que tiene media familia colocada: sus méritos, los méritos de la "meritocracia", no son que haya estudiado o conozca, sino por ser hijo del buen señor.

Es lo de "mire compadre, mi sobrina quiere trabajar… ¿hay algún puesto en su ministerio? Pues, si no lo hay, el puesto se fabrica, sea aumentando plazas, sea echando a un pobre empleado que tenia años de estar laborando en él.

De allí el pretexto con que hicieron barridas de personal en el gobierno al instalarse el actual régimen: esas personas "no eran de confianza" y no eran de confianza porque iban a ser testigos de Dios sabe que cosas si se quedaban. Y, además, así se queda bien con el compañero; te rasco la espalda y tu me rascas la mía...

Puede ser legal, pero es inmoral

y ruinoso para el país

Funes volvió sobre la carga diciendo que el cuñado del expresidente Flores trabajaba en el gobierno, el ingeniero Antonio Rodríguez Rivas. Pero ya había aclarado el expresidente que su cuñado estaba nombrado desde antes que él, Flores, llegara a la presidencia. Y, por nuestra parte, vamos a agregar otro dato: el ingeniero Rodríguez Rivas es un geólogo de renombre además de ser un funcionario honesto y capaz.

En la actualidad no sabemos de nadie, en el sector eléctrico, que tenga iguales cualificaciones profesionales y éticas como las del ingeniero Rodríguez.

El problema de las parentelas es que dan lugar a formar mafias, argollas, grupos de influencia lo que, a su vez, se presta para fugas de información, complicidades en robos o manejo de trámites, venganzas y sobornos. Es por ello que en la mayoría de empresas del sector productivo se evita nombrar a parientes, pues si uno de ellos no responde bien en su trabajo, al despedirlo se generan problemas con el hermano o el cónyuge.

Sucedió en una época en el Ejército: dos coroneles hermanos o tres oficiales emparentados detentaban un poder que, en momentos, fue peligroso.

La práctica es indefendible en lo moral, históricamente se conoce como nepotismo (favorecer a los sobrinos) lo que, en su exceso más conocido, dio lugar al aventurismo del hijo del papa Alejandro VII, César Borgia, que terminó en el desprestigio y el derrumbe del clan.