Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Como dicen los excombatientes: el pueblo paga los impuestos

Quienes ganan más son, cuando se trata de actividades lícitas, quienes más contribuyen a la generación de riqueza, a sostener el empleo, a mantener la competitividad, a introducir nueva tecnología

Los excombatientes del FMLN han entendido, mucho mejor que sus antiguos capitanes, que los impuestos los pagan todos y los pagan con mayores sacrificios las personas de menores ingresos y los pobres.

Lo que viene diciendo el régimen es que los impuestos los pagan "los ricos" y que quien gana más, debe pagar más. Pero quienes ganan más son, cuando se trata de actividades lícitas, quienes más contribuyen a la generación de riqueza, a sostener el empleo, a mantener la competitividad, a introducir nueva tecnología y son los que más ingresos generan para el Estado.

Los rojos tampoco logran descorrer el velo del gran misterio: si se sigue saqueando al país y se continúa castigando a los productores, ¿de dónde saldrán en el futuro los bienes y servicios que requiere la población? ¿Debido a qué milagro es que habrá alimentos, servicios diversos, educación, enseres de casa, electrodomésticos, diarios, avicultura, leche, pan, ropa, viviendas si desaparecen los productores, los que gracias a su capacidad e inventiva nos ponen esos bienes a disposición, abastecen los mercados, mantienen los almacenes y negocios?

Y no hay que ir muy lejos para saber lo que sucede cuando "los ricos" (vale decir los productores y comerciantes) desaparecen o son diezmados como en Venezuela y Cuba, donde falta de todo, los estantes de tiendas y mercados están casi siempre vacíos, no hay papel higiénico ni toallas sanitarias, la electricidad se corta con gran frecuencia, falta el agua…

El gran misterio: ¿Qué hacen con el dineral que recogen?

Volvamos a los impuestos. Los excombatientes han comprendido que todos estamos unidos por cadenas productivas y cadenas de consumo, por lo que nada sucede en un punto de esas estructuras sin que de inmediato repercuta en el resto.

Si se suben los impuestos, y se suben, hay que saberlo, para mantener a una masa de individuos que hace muy poco, de inmediato eso eleva los costos de producir y, por tanto, se pasan esos costos al precio de lo que se produce, costos que paga la gente.

No hay salida; es imposible afectar a unos sin que el resto contribuya, como las extorsiones no sólo las pagan los extorsionados, sino también las pagan las comunidades y las paga el país entero, como se comprueba por el hecho de que muchos negocios se ven forzados a cerrar por obra de los extorsionistas.

Bien se sabe que los impuestos, "la política fiscal", la maquina un grupo cerrado de expertos, grandes conocedores, en el arte de desvalijar al prójimo. Y para eso cuentan con asesoría gratis de gente como la Kirchner y los venezolanos. No tardarán en poner impuestos a la manta y a la sal, como hace mil años, pues inclusive ya uno de ellos propuso que se les pusiera a la comida rápida, lo que es de suponer tendrá que terminar incluyendo a las pupusas.

La otra cara del asunto, es obvia: ¿Qué hacen con los impuestos? Es claro que no pagan a los proveedores de lo que compran, que no sirven para reconstruir escuelas, que no se han utilizado para abastecer de vacunas a los hospitales, que no cubren las necesidades de los hemofílicos, que no se emplean para adecuar las salas de cuidados intensivos del Rosales.

Adivine el adivinador… quedamos a la espera de respuestas…