Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

CEL debe exponer al país lo que llevó a la adjudicación

La CEL no ha ganado nada, sino que ha sufrido mucho, con que se entregue su dirección a personas no idóneas, sin experiencia conocida en el campo energético, un quehacer puntual y complejo

o todas las reservas de información tapan "movidas", pero todas las "movidas" se encubren con reservas.

La mejor forma de demostrar que se actuó con plena corrección para concesionar una obra o estudios relacionados con ella, es correr cortinas, abrir puertas y presentar a la opinión pública los análisis y razones por las cuales se actuó en esa manera.

Esto es lo que plantea el diputado Roberto d'Aubuisson al pedir que una comisión de la Asamblea investigue el porqué se otorgó a la misma firma brasileña que hizo el primer estudio para el desarrollo de El Chaparral --el que no fue precisamente exitoso--, hacer un segundo estudio, con el adicional y pesante hecho de que la cotización es más alta que otra de las ofertas presentadas. ¿Por qué se sienten tan seguros los de la firma de Brasil de ganar la licitación, que le ponen un precio que, en cualquier otra circunstancia, sería perdedor?

Y de dónde los de CEL sacan la arrogancia de no querer exponer a nadie los detalles de la adjudicación y los motivos para asignarla a los brasileños, cuando las sucesivas directivas de CEL, de un tiempo para acá, no se distinguen por su transparencia, sus éxitos o por la sensatez, como entre otros casos lo demuestra lo sucedido con El Chaparral y el fallo adverso al país en el arbitraje que promovió ENEL y por el cual se pagaron diez millones de dólares.

El Salvador sufre los precios más altos de energía en el Istmo centroamericano, lo que equivale a otro impuesto a la población, encima de los que la gente paga directa o indirectamente. Y para colmar la copa de desgracias, no hay señales de que la capacidad generadora se esté incrementando para cubrir la demanda futura, lo que de manera inexorable nos hará caer en energía derivada de combustibles fósiles.

O dedito o dedote, pero se piensa que hubo dedazo

La CEL no ha ganado nada, sino que ha sufrido mucho, con que se entregue su dirección a personas no idóneas, sin experiencia conocida en el campo energético, un quehacer puntual y complejo.

La sabia dirección que CEL tuvo en el pasado con don Víctor de Sola y más tarde, aunque brevemente, con el ingeniero Guillermo Sol, ha desembocado en lo que se viene presenciando en los últimos tiempos, una pústula que erupcionó al conocerse que se pagaron diez millones en la defensa legal fracasada, mientras ENEL pagó dos millones a abogados muy costosos pero también muy capaces que ganaron un arbitraje que El Salvador dijo que iba a acatar pero que luego renegó de ello.

Entregar complejos sectores de la economía, que requieren de conocimientos y talento para dirigirlos, a personas incapaces, tiene un alto costo para los países.

La única manera en que CEL va a disipar la duda básica, de que "o dedito o dedote pero que hubo dedazo" para adjudicar, es exponer ante la comisión legislativa que se forme, y además ante la opinión pública, las razones que tuvo para escoger a un oferente caro y, lo peor, al que ya hizo mal las cosas (pues de haber sido bien, pensamos, no sería necesario este segundo estudio).

Es ruinoso entregar por compadrazgos sectores claves de la economía a quienes no tienen ni moral ni capacidad para dirigirlos, aunque bailen bien la samba.N