Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cada generación conquista su derecho a expresarse

Hay en El Salvador una saludable medida de libertad de expresión, como también se presiona, se acosa y se persigue a los que levantan el velo que cubre porquerías o denuncian barbaridades

Voltaire, ese gran espíritu libre del siglo XVIII, dijo que si los romanos hubieran sufrido censura no tendríamos el legado literario de Virgilio, de Juvenal ni de Cicerón. Pero en esos tiempos hubo una forma de censura, pues el poeta Ovidio fue desterrado al Mar Negro por Augusto César a causa de lo que se juzgaban licenciosos escritos, los que empero han llegado a nuestros días y constituyen una de las gemas de la literatura universal.

Cada generación debe, en mayor o menor medida, conquistar su derecho a expresarse libremente, pues aún en nuestros tiempos y en países libres hay acosos contra quien escribe, narra, discute, señala, analiza, combate, critica y manifiesta.

En Estados Unidos, al lado de sus grandes tradiciones libertarias se dan presiones de grupos que montan reglas no escritas sobre temas polémicos que se relacionen con razas, credos, actitudes políticas… hay campañas contra ciertas posiciones pero no contra otras, y así hasta la frontera del vómito.

Los periodistas con frecuencia nos encontramos en el centro de esas vorágines, lo que en algún momento marca la diferencia entre aquellos que luchan por principios y luchan por su derecho a informar de todo lo que pasa, y los que adoptan acomodaticias posturas, los que cambian de ideología de acuerdo con el viento que sople y los plumíferos que toman dinero para glorificar a quienes perpetran atropellos y desmanes.

Y así nos encontramos en este Día del Periodista…

Hay en El Salvador una saludable medida de libertad de expresión, como también se presiona, se acosa y se persigue a los que levantan el velo que cubre porquerías o denuncian barbaridades. Dos diputados están siendo perseguidos por lo que es no solo normal, sino lo esperado, parte de la función de un parlamentario de pedir que se investiguen escandalosos hechos. Si censuran a diputados y los amenazan con procesos penales, ¿qué puede esperar un ciudadano que protesta por algo?

La respuesta a ello se dio con el caso de Óscar Martínez, del periódico digital El Faro, que venía siendo vigilado y luego amenazado por exponer lo que son enriquecimientos inexplicables de funcionarios públicos. Y lo que siempre se sabía pero no se precisaba, salió a luz: que el régimen anda espiando, siguiendo y vigilando a periodistas y ciudadanos por el solo hecho de oponer políticas y actos de gobierno.

A ello se agrega el uso de recursos públicos para premiar a unos y castigar a otros, la publicidad estatal.

Estamos muy orgullosos de los periodistas de esta casa

Este Día del Periodista nos encuentra a los de EL DIARIO DE HOY, MAS! y elsalvador.com con reconocimientos en nuestro haber: Edmee Velásquez ganó el galardón de Periodista del Año por la APES, así como Yamileth Cáceres recibió un reconocimiento a su trabajo de parte de World Vision.

El Grupo Editorial Altamirano, por su parte, es la organización que más reconocimientos, galardones y premios cívicos ha recibido en la historia de El Salvador, incluyendo premios de la UNICEF por los programas educativos del periódico y premios mundiales a dos de nuestros fotógrafos.

Somos además los innovadores en contenidos y pioneros en la región en incorporar nuevas tecnologías y, en el proceso, crear nuevas profesiones…