Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La cacería de brujas contra honestos y capaces

Para encubrir el desastre propio, justificar el saqueo y esconder el atropello de precios de la energía, artificialmente elevados sobre la gente, lo que hace el régimen es montar una cacería de brujas

Aplicando, en forma retroactiva, una interpretación sobre concesiones estatales, el gobierno, como parte de sus estrategias electorales, ha iniciado la persecución de un grupo de personas honestas, en parte para tapar lo que deshonestamente viene sucediendo desde hace más de ocho años en el sector eléctrico del país.

No es problema, para los indagadores, el que en los últimos tres años el precio de la electricidad al consumidor se haya triplicado, pagando en sobreprecios alrededor de quinientos millones de dólares, para que un ente ---privatizado para escapar fiscalizaciones--- "tenga ganancias", ganancias resultado de su posición monopolística en el mercado eléctrico.

Gracias a la concesión a la empresa ENEL que cumplió con todos los requisitos que la ley establecía, El Salvador fue un país líder en la región en ese campo (ya dejó de serlo) y pudo suplir a bajo costo la cuarta parte de sus necesidades de energía. Y en todo momento las operaciones de ENEL-LaGEO fueron transparentes, como lo corroboraron los arbitrajes internacionales que nuestro país perdiera a un gran costo.

Pero grandes ganancias, una posición bonancible producto de sabia dirección, tecnología punta y honestidad, eran irresistibles para los amigos de lo ajeno. De allí el invento de que el subsuelo es patrimonio nacional, que la concesión era inválida y que se justifica caerle encima al patrimonio que se había ido formando.

El juicio montado, como ya sucedió con el caso de la Diego de Holguín, es selectivo: se encausa a quienes tomaron las decisiones correctas a su debido tiempo, pero se frena de golpe cuando entran en el escenario los grupos que han venido perpetrando un saqueo a la generalidad, aplicando, en términos del diputado Zamora, un impuesto disfrazado que no decretó la Legislatura.

Íbamos a ser un centro de desarrollo

para la geotermia

La acusación en contra de las directivas de CEL que concesionaron el uso de la energía geotérmica, pero sin exclusividad, es la de haber enriquecido a la empresa italiana al pagar con acciones de LaGEO las inversiones hechas o por hacerse. Pero eso estaba estipulado en el contrato y es un procedimiento normal cuando apareada con la inversión, se entrega tecnología, "know-how" (conocimiento y experiencia) y se corre el riesgo de que las operaciones no rindan los beneficios esperados.

De no haberse estipulado con precisión los derechos de las partes, la parte demandante ante el Tribunal Internacional de Arbitraje, ENEL, habría perdido el proceso; lo ganó precisamente por cumplir con sus obligaciones y ceñirse a la ley y las normas vigentes en el mundo.

Para encubrir el desastre propio y esconder el atropello de precios de la energía, artificialmente elevados sobre la gente, lo que hace el régimen es montar una cacería de brujas intentando ensuciar a personas que están, en cuanto a honestidad y capacidad, muy por encima de quienes manosean en la actualidad al sector.

La explotación eficiente y rentable de fuentes geotérmicas, un campo en el cual los italianos son pioneros, es un asunto muy complejo. Gracias a su experiencia, ENEL ha desarrollado la geotermia en Islandia, país volcánico, y están en proceso de hacerlo en Costa Rica y Chile. El Salvador iba a ser la sede de las operaciones a nivel iberoamericano de estos programas, oportunidad que se pierde…