Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

No es a base de privilegios que prosperan los incapaces

Administrar, que consiste en hacer uso eficiente de recursos en el comercio o la producción, no es campo de improvisados, sino el quehacer de especialistas y personas con buen instinto y naturales capacidades

Que los negocios de Alba echan mano de dineros y prebendas públicas para prosperar denunció el partido ARENA, lo que, aunque no fuera cierto, es lo usual con los partidos de izquierda y sus adeptos: cargar los dados a su favor vía decretos, regulaciones, medidas administrativas y decisiones ministeriales.

Son varios los casos que ilustran tales movidas: uno fue la regulación al cobro de intereses por tarjetas de crédito, lo que dejó fuera del sistema a centenares de miles de usuarios que ahora sólo tienen la opción de los créditos que ofrecen los rojos. Y así con las medicinas (para terminar ellos importándolas), con los fertilizantes, con los plaguicidas…

La película no ha terminado. Con el paso de los meses más y más actos se darán de privilegios concedidos a dedo. Pero esa clase de privilegios, como lo demuestra el desastre venezolano, no son garantía de éxito para las empresas así beneficiadas, además de cargar un altísimo costo a los países donde tales prácticas se imponen.

En Venezuela las empresas estatales gozan de toda clase de privilegios ---no hay "Albas" sino empresas estatizadas que producen desde alimentos hasta acero--- pero el resultado no es una bonanza de lo estatal, sino lipidia para los venezolanos, que enfrentan estanterías vacías en supermercados y tiendas, escasez desde el requetecontra sabido "papel higiénico y toallas sanitarias" hasta bombillos de luz, dentífricos y repuestos caseros.

Como en todo, torcer las condiciones del mercado y la competencia, como son los privilegios y en especial el uso de fondos públicos para financiar negocios privados, perjudica a la gente, que ve restringidas sus opciones y, además, carga con el costo de una administración que necesita de esas muletas para caminar.

Se prospera por capacidad y esfuerzo,

no por "privilegios" a dedo

Administrar, que consiste en hacer uso eficiente de recursos en el comercio o la producción, no es campo de improvisados, sino el quehacer de especialistas y personas con buen instinto y naturales capacidades. Y el más claro ejemplo es lo que ahora sucede en, digamos, Salud Pública, Educación, recursos naturales y en casi todo donde han metido sus manos incapaces nombrados a dedo: despilfarros, corrupción, empleomanía, tardanzas… hospitales sin medicinas y pacientes durmiendo en el suelo, escuelas ruinosas, etcétera.

Es obvio que estar protegido por monopolios formados a dedo parece la fórmula segura para el éxito, pero eso no les ha funcionado a los chavistas. Ellos son los únicos que fabrican papel higiénico, para poner un ejemplo, pero se atrasan en pedir materias primas, las máquinas se paran por falta de mantenimiento, algunos obreros roban de las bodegas, etc.

Como no saben administrar y por creer que el sector privado avanza por "privilegios", se enredan en sus propias pitas. Y para salir de los enredos echan mano a más fondos públicos; no será suficiente lo que les manda Maduro cumpliendo las órdenes que recibe del "pajarito", por lo que se van a esos dineritos del sistema eléctrico, o a impuestos lo que, a su vez, empobrece más la economía y, de nuevo en el círculo maligno de la izquierda, más pobreza.

Como si en un pueblo hay una única tienda: el dueño cree tener a su merced a los vecinos y cobra lo que le da la gana. Pero ellos reducen sus compras y hacen caravanas a otros pueblos para escapar del monopolista.