Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Adónde va a parar el dinero? ¿Cómo se pagarán las deudas?

Se suscriben y se suscriben préstamos pero el dinero solo sobra para que un ministro viaje a Nueva York en primera clase y se quede cuatro días en “la Gran Manzana”, para asistir a una reunión que duró tres horas...

En la Procuraduría General el personal viene protestando por la falta de papel para copiadoras y otras carencias, un problema que más y más afecta a todas las dependencias de gobierno.

Acá los elevadores están arruinados; allá no hay lavandería; en las escuelas no se les da el bono desde principios del año; nadie repara los techos de tal dependencia... se suscriben y se suscriben préstamos pero el dinero solo sobra para que un ministro viaje a Nueva York, en primera clase, y se quede cuatro días en “la Gran Manzana”, para asistir a una reunión que duró tres horas...

¿Adónde van a parar esos millones de millones que se obtienen en préstamos, más los millones de millones que recauda el fisco?, es la clase de pregunta que se vienen haciendo los guatemaltecos, con la diferencia de que nuestros vecinos ya tienen muchas respuestas.

Volvamos a los préstamos.

Como lo sabe cualquier persona que tiene o tuvo una tarjeta de crédito, se cargan y cargan gastos, desde “la tenida” con los muchachos un domingo, hasta para el pago de un cambio de llantas.

Pero al final hay que pagar esos retiros, a menos que el tarjetahabiente quiera exponerse a que barran con lo que tiene en su casa y le embarguen parte de su salario, como le sucede a Grecia, que está a punto de perder sus emblemáticos monumentos.

Grecia, como Venezuela ---y está por suceder en El Salvador---, han debilitado a causa de la presión fiscal, sus estructuras productivas, que difícilmente pueden competir con las de la Comunidad Europea o del mundo.

Tanto allá como acá se les resta recursos a los productores y a los grupos de trabajo para incorporar nueva tecnología, cubrir pérdidas, estar protegidos de contingencias, salvar un mal momento como el que se ha producido ahora con la debacle bursátil china... contar con reservas para enfrentar situaciones inesperadas.

Nadie destruye más un país como los comunistas 

El grupo en el poder, debido a que sus miembros nunca trabajaron en el mundo real, no tiene noción de costos, parece ignorar lo elemental de la buena administración y se la pasa inventando pretextos para que empresas y negocios gasten dinero inútilmente, como la ocurrencia de dar asueto para el Día del Padre o la marcha a favor de la actual presidencia.

En ambos casos, las pérdidas para el país superaron los sesenta millones de dólares, dinero que pagan todos, como todos pagaron el recargo a las transacciones bancarias.

Cuando llegue el momento en que se cierren los grifos crediticios y los acreedores pidan el pago de lo que se les debe, ¿de dónde saldrá el dinero para saldar los compromisos y de dónde saldrá el dinero para importar bienes esenciales como medicinas o carburantes?

Con la agricultura por los suelos a causa de pésimas políticas agrarias y la persecución a la agroindustria, ¿de dónde saldrán los alimentos para sostener a la población si además no habrá dinero para importarlos?

La capacidad de los rojos para destruir, machacar, levantar odios, ahuyentar inversiones e incrementar la violencia es inagotable. El país comienza a resquebrajarse por todos lados, lo que no impide que los estadistas de la Asamblea se receten un gran incremento presupuestario para gastarlo en lujos y también viajes...