Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Yerno de Bin Laden condenado a cadena perpetua

Era el vocero de Al Qaeda y participó en grabaciones de vídeo del grupo; en uno de ellos advirtió de que una "tormenta de aviones" caería en EE. UU.

Suleiman Abu Ghaith (derecha) junto a su abogado Stanley Cohen en el tribunal federal en Nueva York. foto edh / Reuters

Suleiman Abu Ghaith (derecha) junto a su abogado Stanley Cohen en el tribunal federal en Nueva York. foto edh / Reuters

Suleiman Abu Ghaith (derecha) junto a su abogado Stanley Cohen en el tribunal federal en Nueva York. foto edh / Reuters

NUEVA YORK. Un juez federal de Nueva York condenó ayer a cadena perpetua a Suleiman abu Ghaith, un yerno de Osaba bin Laden, que fue declarado culpable en marzo pasado de tres cargos de terrorismo, confirmó un portavoz de la Fiscalía.

Abu Ghaith, un imán kuwaití casado con una hija del excabecilla de la red terrorista Al Qaeda, fue sentenciado por el juez federal Lewis Kaplan por conspirar para asesinar estadounidenses y para dar apoyo material al grupo terrorista.

El yerno de Osama Bin Laden, que fue extraditado el año pasado después de ser detenido en un vuelo entre Turquía y Jordania, es la mayor figura vinculada a Al Qaeda juzgada en EE. UU. desde el 11S.

El hecho de que fuera juzgado en un tribunal federal y no en un juicio militar en la base naval de Guantánamo (Cuba) fue interpretado como un cambio de política de la Casa Blanca respecto a cómo encarar los procesos contra responsables de Al Qaeda.

El juicio tuvo su momento culminante cuando el propio Abu Ghaith subió al estrado de los testigos para declarar, algo que tomó a todo el mundo por sorpresa, al ser muy poco habitual en juicios por terrorismo. Ghaith reconoció que el 11 de septiembre de 2001 fue a una cueva de las montañas de Afganistán, donde su suegro le pidió opinión sobre los atentados.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación