Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EN VIVO: Papa llega a Filadelfia para Encuentro Mundial de Familias

El pontífice inicia la última etapa de su gira estadounidense

Papa viaja a Filadelfia para Encuentro Mundial de Familias

El papa Francisco partió esta mañana hacia Filadelfia, la última escala de su viaje por Estados Unidos.

El papa fue en helicóptero al aeropuerto Kennedy y de allí­ volará hacia Filadelfia tras una breve despedida.

Entre los neoyorquinos que fueron a despedirlo habí­a un sikh de turbante blanco y representantes de otras religiones.



En su estancia en Nueva York, Francisco habló ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, visitó el monumento a las ví­ctimas del 11/Sep, visitó a inmigrantes en East Harlem y celebró misa en el Madison Square Garden.

Tras discursos ante el Congreso de Estados Unidos y Naciones Unidos que tení­an como objetivo animar a lí­der mundiales a tomar medidas audaces en materia de inmigración y medio ambiente, el papa Francisco inicia la última etapa de su gira estadounidense, que se espera esté más centrada en los católicos: Un encuentro de familias organizado por el Vaticano que terminará con una misa al aire libre para un millón de personas.

Francisco pasará los dos últimos dí­as de los seis que estará en territorio estadounidense en Filadelfia, donde será el principal atractivo del Encuentro Mundial de Familias, una conferencia para más de 18.000 personas de todo el mundo que se celebraba ya mientras el pontí­fice estaba de visita en Washington y Nueva York.

En cada ciudad, Francisco ha sido recibido por una multitud de fieles emocionados que le vitoreaban, a la espera de una oportunidad para ver o tocar al popular lí­der espiritual. Se espera que en Filadelfia se repita el guión. Las medidas de seguridad sin precedentes para la esperada visita han sido tan fuertes que los organizadores están preocupados porque puedan haber ahuyentado a los asistentes.

"Tiene una personalidad magnética que no solo atrae a los católicos, sino a multitudes universales. No tiene un guión. Es fácil identificarse con él. Su corazón, en sí­ mismo, puede verse reflejado en su mensaje", dijo Filipina Opena, una católica de 46 de LaMirada, en California, mientras grupos organizados y familias visitan los lugares históricos de Filadelfia tomando fotos antes de la llegada del pontí­fice.

"La gente siente que es sincero y genuino. Cuanta más gente lo escucha, cuanta más gente lo ve, todos lo entienden y se dan cuenta de ello".

El argentino, que viaja a Estados Unidos por primera vez en su vida, tendrá una visita cargada de historia estadounidense. Hablará en el Independence Hall, donde los Padres Fundadores firmaron la Declaración de Independencia y la Constitución, y lo hará desde un atril empleado en el Discurso de Gettysburg, otro guiño a Abraham Lincoln, uno de los cuatro estadounidenses que el pontí­fice citó como inspiración en su intervención en el Congreso.

Como ya hizo en Nueva York y Washington, prestará atención tanto a las élites como a los desfavorecidos, visitando en esta ocasión a presos en la mayor cárcel de Filadelfia. El sábado por la noche, en el Benjamin Franklin Parkway, el corazón cultural de la ciudad, presenciará las actuaciones de Aretha Franklin y otros artistas en un festival para homenajear a las familias. El domingo regresará a ese mismo lugar para oficiar la misa, su último gran acto antes de partir a Roma por la noche.

"Probablemente no serán los polí­ticos los que recuerden su mensaje sino los niños", dijo Liza Stephens, una madre de 48 años de Sacramento, California, que viajó a Filadelfia con sus dos hijas de 10 y 12 años. Las tres pasaron tiempo como voluntarias empaquetando comida para ífrica, entre otras actividades del Encuentro Mundial de Familias.

La archidiócesis de Filadelfia organizó el encuentro con el que espera obtener una necesaria inyección de alegrí­a y entusiasmo papal en un momento en que enfrenta un descenso en el número de fieles, problemas financieros y el peor escándalo de abusos sexuales cometidos por curas en el paí­s.

La archidiócesis fue objeto de tres investigaciones de un jurado de acusación. El último, en 2011, la acusó de mantener en el cargo a más de tres docenas de sacerdotes que enfrentaban acusaciones series de abusos a pesar del compromiso asumido en 2002 por la Conferencia Estadounidenses de Obispos Católicos de expulsar a cualquier cura culpable.

El mismo jurado investigador inculpó a un sacerdote que supervisaba al clero de la archidiócesis, monseñor William Lynn. Más tarde fue declarado culpable por poner en riesgo a menores, convirtiéndose en el primer responsable de la iglesia en Estados Unidos condenado por no frenar a los abusadores.

El papa podrí­a charlar en privado con ví­ctimas de los abusos durante el fin de semana, un acto que lí­deres de la iglesia dijeron que no se anunciará hasta después de que suceda.

La visita se presenta también como uno de los encuentros eclesiásticos más interesantes de su gira. Su anfitrión será el arzobispo Charles Chaput, que se opone abiertamente al aborto y al matrimonio gay y marca la lí­nea más conservadora de la archidiócesis.

Se espera que Francisco hable de libertad religiosa en el Independence Hall y que traslade un mensaje de compasión, esperanza y fuerza a las familias en sus apariciones en la ciudad. Lesbianas, gays, bisexuales y transexuales católicos esperan celebrar actos independientes, incluyendo uno para padres homosexuales con sus hijos el sábado, mientras piden una mayor aceptación en el seno de la iglesia.

El papa pronunció el famoso "¿Quién soy yo para juzgar?" cuando fue preguntado por un sacerdote supuestamente gay, pero también se ha reafirmado en los dictados de la iglesia sobre el matrimonio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación