Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La violencia política en Nicaragua preocupa a EE. UU.

La embajada de los Estados Unidos en Managua externó su preocupación por los hechos ocurridos en la marcha del miércoles

El miércoles, la Policía de Nicaragua repelió con gases una marcha opositora que pedía reformas electorales. foto edh / Archivo

El miércoles, la Policía de Nicaragua repelió con gases una marcha opositora que pedía reformas electorales. foto edh / Archivo

El miércoles, la Policía de Nicaragua repelió con gases una marcha opositora que pedía reformas electorales. foto edh / Archivo

MANAGUA. Estados Unidos expresó su preocupación por los enfrentamientos ocurridos el miércoles en Managua, que dejaron heridos y detenidos, durante una manifestación opositora a favor de la celebración de elecciones libres en el país.

"Al Gobierno de Estados Unidos le preocupa los informes sobre la violencia ocurrida durante las demostraciones previamente programadas frente al Consejo Supremo Electoral (CSE) en Managua", indicó la embajada estadounidense en Nicaragua en un comunicado.

La representación estadounidense sostuvo que apoya los derechos de todos los nicaragüenses a reunirse de forma pacífica y a expresar sus puntos de vista y opiniones, "incluyendo los referidos a la importancia de realizar elecciones libres, justas y transparentes".

Varios diputados fueron retenidos y golpeados ayer durante enfrentamientos entre agentes antidisturbios de la Policía Nacional y manifestantes de la oposición.

El organizador de la manifestación, el Partido Liberal Independiente (PLI), principal fuerza opositora en Nicaragua, se dirigía a la sede del CSE, en el centro de Managua, donde se encontraban cordones policiales y se desataron los disturbios que dejaron heridos y detenidos temporales.

En noviembre de 2016, Nicaragua elegirá un presidente, un vicepresidente, 90 diputados nacionales y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.

El Consejo Supremo Electoral es acusado por la oposición de alterar los resultados de las elecciones municipales de 2008 y las presidenciales de 2011, en favor del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Shannon en Guatemala

Mientras, como parte de su gira por el Triángulo Norte de Centroamérica, el Consejero del Departamento de Estado de EE. UU., Thomas Shannon, dijo ayer que la lucha contra la corrupción debe estar contemplada en la Alianza para la Prosperidad, el plan propuesto por Guatemala, Honduras y El Salvador para desalentar la inmigración ilegal.

Shannon se expresó así al ser preguntado por los periodistas sobre las recientes protestas masivas contra la corrupción que se han registrado en Guatemala y Honduras.

Esas protestas se han dado mientras el Congreso estadounidense estudia la petición presentada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para apoyar con 1,000 millones de dólares la Alianza para la Prosperidad.

"Nuestro Congreso es muy exigente, ellos están buscando medidas a a manera de medir el impacto del plan y si logra las cosas que plantea. Lógicamente, la transparencia forma parte de eso (que evalúa el Congreso) y la lucha contra la corrupción", declaró Shannon.

Sobre las manifestaciones contra la corrupción que se han registrado en Guatemala y Honduras, el alto funcionario estadounidense sostuvo que las mismas son "sanas" y que los gobiernos son "los responsables de responder a las demandas" que en ellas se plantean.

"La Alianza para la Prosperidad es una respuesta", afirmó Shannon, que añadió que las manifestaciones "son ejemplos de democracia".

La Alianza para la Prosperidad incluye cuatro ejes: dinamizar el sector productivo, crear oportunidades de empleo, mejorar la seguridad ciudadana y fortalecer las instituciones de Estado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación