Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vicepresidente argentino es ligado a corrupción

El segundo al mando en el gobierno de Cristina Fernández fue citado por un juez federal argentino.

Amado Boudou junto a Cristina Fernández, presidenta de Argentina. edh / Archivo

Amado Boudou junto a Cristina Fernández, presidenta de Argentina. edh / Archivo

Amado Boudou junto a Cristina Fernández, presidenta de Argentina. edh / Archivo

ARGENTINA. El vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, será interrogado por un juez federal como imputado en una causa en la que se investiga si participó de la compra irregular de una compañía que imprime billetes para el Estado.

La investigación se centra en si Boudou utilizó sus influencias para ayudar a la compañía impresora Ciccone a salir de la quiebra en el 2010, cuando era ministro de Economía y luego la adquirió a través de un misterioso fondo de inversión llamado The Old Fund.

El juez federal ,Ariel Lijo, que investiga una causa que ha generado revuelo y que ha ocupado durante más de dos años la primera plana de las publicaciones críticas de la presidenta Cristina Fernández, citó a Boudou y a otros implicados para el 15 de julio.

Se trata de la primera vez, en los 30 años de democracia argentina, en que un vicepresidente del Gobierno tiene que responder como acusado ante la Justicia.

"Yo me voy a presentar (a declarar) porque soy inocente y quiero demostrarlo, y quiero terminar con toda esta operación mediática", dijo Boudou ayer, en una nota radial.

El vicepresidente no ha sido formalmente acusado por la investigación.

Lijo, dijo en su resolución que Boudou habría aprovechado su condición de funcionario público para, junto con otro socio, comprar Ciccone "con el fin último de contratar con el Estado Nacional la impresión de billetes".

En medio del escándalo, el Gobierno expropió en el 2012, Ciccone, ahora rebautizada como Compañía de Valores Sudamericana, por considerar de utilidad pública la confección de billetes. La oposición ha dicho que la nacionalización buscó destruir pruebas del caso.

Dirigentes opositores han pedido a Fernández que aparte a Boudou de la vicepresidencia de la Nación, que asumió en diciembre del 2011, cuando la presidenta comenzó su segundo mandato, hasta que se aclare el rol del funcionario en la transferencia de Ciccone.

Fernández no se ha expresado sobre el requerimiento, mientras que Boudou ha rechazado hacerse a un lado y niega la acusación—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación