Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Venezuela sin conocer la cifra oficial de inflación

El Banco Central ha retrasado 15 días el dato debido a la presión del Gobierno de Nicolás Maduro, según el diario español El País

Raúl Castro y Nicolás Maduro en una imagen difundida el martes en la web oficial del régimen cubano. foto edh /efe

Raúl Castro y Nicolás Maduro en una imagen difundida el martes en la web oficial del régimen cubano. foto edh /efe

Raúl Castro y Nicolás Maduro en una imagen difundida el martes en la web oficial del régimen cubano. foto edh /efe

CARACAS. La inflación de noviembre en Venezuela, que en octubre cerró en 54.3 % anualizada, la mayor en América Latina, seguía sin conocerse al cierre de esta nota a dos semanas de vencido el plazo para su difusión establecido por el Banco Central (BCV).

La inédita presión sobre el BCV, un organismo que se precia de haber resistido durante tres lustros los intentos de manipulación ordenados por el chavismo gracias al perfil apolítico de sus técnicos, parece haber hecho efecto a juzgar por el silencio informativo.

Una resolución publicada en Gaceta Oficial en abril de 2008 obliga al directorio del BCV a publicar el informe con el índice nacional de precios al consumidor dentro de los 10 primeros días de cada mes.

La falta de explicaciones sobre los motivos del retraso ha dado lugar a toda clase de interpretaciones. Una de ellas sugiere que el gobernante Nicolás Maduro ha completado la faena de limitar la autonomía del BCV, una labor que inició Hugo Chávez en 2005 cuando promovió la reforma de la ley del Banco Central de Venezuela, que estableció el concepto de reservas óptimas y destinó parte del dinero que sobrepasara esa cifra a fondos que maneja discrecionalmente el Ejecutivo.

No es la primera vez que ocurre esto en el año. En abril el BCV se dilató cinco días en dar a conocer sus cálculos, pero había una razón: la celebración de las elecciones sobrevenidas del 14 de abril para escoger al sucesor de Chávez.

El BCV se suma así al Instituto Nacional de Estadística (INE) y la Comisión Nacional de Administración de Divisas (Cadivi) que manipulan y ocultan datos esenciales para evaluar el desempeño del Gobierno. El INE, por ejemplo, modificó la manera de calcular el empleo porque ahora incluye en su cómputo a los beneficiarios de las Misiones, los programas sociales creados con asesoría cubana, y a quienes están subempleados. Eso explica el orgullo que exhibe el chavismo cuando habla de la drástica disminución del desempleo y se precia de cumplir con los Objetivos del Milenio.

Maduro, que el pasado 8 de noviembre emprendió una agresiva campaña para rebajar precios de distintos productos, desde electrodomésticos hasta tornillos, pasando por ropa, calzado, muebles y juguetes, había anticipado que se esperaba una baja importante en la inflación, pero no se ha vuelto a pronunciar sobre el tema.

Según un estudio de la firma Finanzas Digital, Venezuela es el único país de América Latina que no ha publicado la cifra de noviembre. En octubre, la inflación a tasa anual cerró en 54.3 %, récord en los 14 años del gobierno chavista, tras registrar un avance mensual de 5.1 % para un acumulado de 45.8 % en los primeros 10 meses de 2013.

Luis Vicente León, presidente de la firma Datanálisis, consideró que el atraso en la publicación de la inflación en noviembre es una "manipulación inaceptable" que daña la imagen del Banco Central.

"Los equipos técnicos del BCV son confiables como su data histórica. La no publicación de información es una decisión política (…) Respeto las estadísticas BCV, pero es un error grave moverse a la estrategia de publicación selectiva", escribió León en su cuenta de Twitter.

Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia de Ciencias Económicas, dijo de su lado al diario El Nacional que la no publicación de la inflación en noviembre puede responder a que "no satisface la expectativa que tenía el gobierno de reducir la inflación" con las rebajas de precios. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación