Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En Venezuela rechazan control a compra de comida

El régimen implementa un sistema biométrico a través de huellas digitales para limitar las compras

El Ejecutivo chavista informó que los equipos para controlar la venta de productos serán activados antes de terminar 2014. En la imagen, un supermercado de Caracas. foto edh / reuters

El Ejecutivo chavista informó que los equipos para controlar la venta de productos serán activados antes de terminar 2014. En la imagen, un supermercado de Caracas. foto edh...

El Ejecutivo chavista informó que los equipos para controlar la venta de productos serán activados antes de terminar 2014. En la imagen, un supermercado de Caracas. foto edh / reuters

CARACAS. La decisión del gobernante venezolano, Nicolás Maduro, de instalar un sistema biométrico o de captahuellas en comercios públicos y privados para evitar el contrabando ha recibido el rechazo de oposición y consumidores, en una nueva polémica por los sistemas que ingenia el Gobierno para resolver los problemas económicos.

"Eso ya es una venta controlada... no vas a poder comprar lo que necesitas, sino lo que ellos prácticamente te vayan a vender", dijo molesto Néstor Toro, un vendedor de 36 años, al asegurar que el sistema biométrico "no va dar resultado" para resolver la escasez de alimentos, medicamentos y otros productos básicos.

"¿Cómo van controlar? Si en mi casa somos 20 y vamos los 20 a comprar", dijo Rafael Pacheco, un mecánico de ascensores de 50 años, quien aseguró que el problema de desabastecimiento es generado por la poca producción. "Si ellos no han acabado nunca (con la escasez) no creo que lo vayan hacer ahora", agregó.

El gobernante venezolano Nicolás Maduro explicó el pasado miércoles que se impondrá un "sistema guía de referencia" para controlar lo que se produce en el país, lo que se importa, dónde se distribuye, se almacena y se vende.

Este no es el primer sistema anunciado por Maduro con estas características para luchar contra el contrabando. En abril comenzó a aplicar un Sistema de Abastecimiento Seguro para controlar la compra de alimentos en la red de supermercados públicos.

El sistema consiste en una tarjeta electrónica que registra las operaciones de compra del consumidor y "garantiza" al mismo tiempo los alimentos a los ciudadanos. Según el Gobierno, más de 160,000 personas tienen ya esa tarjeta electrónica.

Sin embargo, ese sistema y el anunciado ayer por Maduro son para la oposición el equivalente a la tarjeta de racionamiento cubana, un sistema por el cual el régimen de la isla subsidia un consumo básico mensual a sus ciudadanos.

"Quieren implementar un sistema biométrico en los mercados que no es otra cosa + que tarjeta de racionamiento, otro fracaso del Gob", indicó el excandidato presidencial opositor Henrique Capriles a través de la red social Twitter.

"Además hablan de 'consumo justo'. Consumo justo es que el sueldo te alcance para las tres comidas diarias y te sobre", agregó.

Los consumidores tampoco ven con buenos ojos el nuevo anuncio, porque en opinión del presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (ANAUCO), Roberto León Parilli, carga la presunción de culpabilidad sobre los ciudadanos en vez de poner énfasis en la responsabilidad del Estado.

"El contrabando es materia de prevención del Estado, es el Estado el que tiene que prevenir el contrabando, sancionar y combatir el delito, pero no a costa de los derechos de los ciudadanos", indicó Parilli.

Desde 2006 los venezolanos afrontan dificultades de abastecimiento, pero a inicios de año la escasez recrudeció. Los empresarios han denunciado que el descenso en la venta de las divisas oficiales impidió a muchas industrias comprar en el exterior materias primas, repuestos y equipos, afectando su producción y el abastecimiento.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación