Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En Venezuela, hacer colas ya es una profesión por la escasez

Se trata de personas que se dedican a ocupar sitios en las colas delante de los comercios y cobran una cantidad por el puesto.

Largas colas para acceder a los supermercados . foto edh / internet

Largas colas para acceder a los supermercados . foto edh / internet

Largas colas para acceder a los supermercados . foto edh / internet

CARACAS. En Venezuela hay que hacer cola por todo: en la farmacia, en el supermercado, en la panadería, etc, y a veces el tiempo invertido en esta tarea es infructuoso porque el producto que se buscaba se agota antes de llegar si quiera a ingresar al local.

Como causa de esto fue que aparecieron los llamados "coleros" o profesionales de la fila, encargados de formarse por encargo.

"No es una mala manera de ganarse la vida", explica uno de ellos al diario Excelsior, aunque "es un poco fastidioso". El diario recoge la historia de Luis, un chico de 23 años y representante de todo un nuevo fenómeno en Venezuela: es un "profesional de colas".

Luis estaba desempleado cuando empezó a trabajar como "colero" a finales del año pasado.

Las personas que se dedican a ocupar sitios en las colas delante de los comercios lo hacen a cambio de unos 600 bolívares, unos 3.5 dólares en el mercado negro (95 dólares a la tasa de cambio oficial).

El trabajo consiste en levantarse pronto, antes del amanecer, soportar largas horas bajo el sol, esquivar y en ocasiones sobornar a las fuerzas de seguridad, para terminar el "turno" laboral vendiendo el sitio en la cola al mejor postor. Los "hacedores de colas" pueden hacer esto dos o tres veces al día.

La escasez en el país es recurrente, pero desde finales del año pasado se ha exacerbado: las colas son kilométricas debido a la falta de productos básicos, como pañales, carne, champú, detergente... la lista es interminable, apunta este diario mexicano.

La situación llegó a tal punto que las pasadas Navidades el régimen se vio obligado a emitir anuncios de 30 segundos en la televisión estatal en los que pedía a los venezolanos a frenar las "compras nerviosas".

Uno de los últimos productos en llegar a un punto límite fue el azúcar: han tenido que cerrar ya unas 20 empresas de dulces en el país debido a la escasez en el último año. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación