Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Venezuela asumirá devaluación del bolívar, su moneda

La desvalorización será de cerca del 95 % frente al cambio oficial de la moneda, dicen expertos

CARACAS. El nuevo sistema para el cambio de divisas en Venezuela será en la práctica, según algunos economistas, una devaluación de la moneda debido al desequilibrio entre la oferta y la demanda de dólares.

Diferentes casas de cambio y funcionarios dentro del Banco Central de Venezuela comentaron a medios internacionales que el llamado Sistema Marginal de Divisas (Simadi) iniciaría con una tasa de cambio alrededor de 125 y 140 bolívares por un dólar. En la práctica esto implica una devaluación de cerca del 95 % frente al cambio oficial de la moneda.

Asdrúbal Oliveros, director de la firma de negocios Ecoanalítica, dijo que "es la tasa que te permitiría satisfacer la demanda. Para que la tasa sea más barata se requieren de muchos dólares. De lo contrario estará cercana la tasa al dólar paralelo".

Desde hace algunos años la única manera de obtener dólares, necesarios para las operaciones de comercio internacional, era a través de diferentes mecanismos de cambio controlados por el Estado.

Cadivi, Sitme y Sicad son los nombres de algunos de estos esquemas de cambio, los cuales establecieron controles según el rubro o necesidades que pretendían cubrir. Esto generó que el cambio de divisas para alimentos, medicinas (o sus insumos de fabricación) se mantuviera en 6.3 bolívares por un dólar. Mientras tanto en el mercado negro los dólares se llegan a vender en hasta 180 bolívares.

En teoría el Simadi será un libre mercado en el que cualquier persona natural o jurídica podrá vender o adquirir dólares y la tasa de cambio se establecerá según la demanda.

Sin embargo el Banco Central de Venezuela ya anunció un límite de compra de 300 diarios para las personas naturales.

El director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, dijo al periódico venezolano El Nacional que el problema no es si la tasa de cambio del Simadi será verdaderamente libre. El alto costo de la tasa de cambio podría ocasionar una alta demanda en los sistemas de cambio de 6.30 y 12 bolívares, reservados para alimentos, industria y comercio.

El Centro Nacional de Comercio Exterior de Venezuela necesitará un mayor flujo de divisas para cubrir la demanda de los sectores productivos. Oliveros añadió que mantener las importaciones de alimentos, medicamentos y materias primas para el sector agrícola a 6.30 es un "error grave que empeorará todo", debido a que seguirá generando pérdidas para la obtención de materia prima.

Cerca de 3,792 puntos de atención serán habilitados para el Simadi, en bancos, casas de cambio y otros operadores. El Nacional publicó que algunos economistas han criticado este sistema porque equivale a una legalización del mercado negro y disparará la inflación.

Los comerciantes tendrán que pagar más bolívares para obtener dólares, lo cual incrementará sus costos para obtener productos o materias primas. Esto podría llevar a un incremento de precios, en los productos que no estén controlados.

En rubros con controles de precios de precios, como los alimentos, la devaluación podría generar que las empresas abandonen sus operaciones ante los altos costos y la obligación de vender a bajos precios al consumidor.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación