Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Varela promete "nueva era" con credibilidad democrática en Panamá

El nuevo gobernante promete lucha frontal contra corrupción

Varela promete "nueva era" con credibilidad democrática en Panamá

Varela promete "nueva era" con credibilidad democrática en Panamá

Varela promete \"nueva era\" con credibilidad democrática en Panamá

PANAMÁ. El nuevo presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, afirmó ayer que con su Gobierno se inicia una "nueva era" en Panamá, que devolverá "la fortaleza y credibilidad" a la democracia y a las instituciones del país.

"El día de hoy iniciamos una nueva era de nuestra República y nuestra democracia. Una era de paz, tolerancia, consenso, unidad y justicia social, con un Gobierno que pondrá al pueblo primero en todas sus decisiones. Vengo a solucionar los problemas y no crearlos", dijo Varela en un discurso de unos 25 minutos.

El líder del Partido Panameñista (PPa) y empresario licorero de 51 años, afirmó estar "consciente de los grandes retos" que le esperan en materia social, política y económica, entre las que mencionó la ampliación del Canal de Panamá.

Esa tarea "no será fácil" dado "el daño hecho a nuestra democracia y a nuestras instituciones fue grave", dijo Varela, hasta ayer vicepresidente panameño, aunque se mostró convencido de que "en la justicia, la verdad y la rendición de cuentas" Panamá hallará "la paz social".

"A partir de hoy nadie en nuestro país está por encima de la ley", remarcó el nuevo gobernante, y afirmó que actuará con "la fortaleza necesaria para hacer respetar las leyes".

Reafirmó que enfrentará con "mano firme" el crimen pero que también dará prioridad a la prevención con programas de reinserción social.

Varela convocó a las más de 200 pandillas que operan en el país a una "amnistía" hasta el día 1 de agosto "para que entreguen sus armas, corten sus vínculos con el crimen y pasen a la vida formal".

Previamente, el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, reconoció que Varela tendrá que gobernar en "un país dañado por los privilegios", donde es imperativo demostrar "ejemplaridad" en la aplicación de políticas de Estado a favor de los marginados.

"En este momento me comprometo y comprometo a todos los hombres y mujeres que me acompañen en mi gestión a instalar un gobierno honesto, transparente y eficiente, cuyo único norte será servir al pueblo mejorando los servicios públicos y distribuyendo con equidad las riquezas y el patrimonio que Dios ha legado a este hermoso país", acotó.

Subrayó que la corrupción "no será tolerada" y que usará los recursos del Estado "solamente para servir al pueblo".

Varela fue aliado del ahora expresidente panameño Ricardo Martinelli, de cuya mano llegó a la Vicepresidencia en las elecciones generales de 2009, pero ambos se distanciaron definitivamente en agosto de 2011 en medio de acusaciones de corrupción.

El nuevo gobernante se comprometió a fomentar la inversión extranjera y el desarrollo del turismo, así como el fortalecimiento de la seguridad jurídica y el respeto a la diplomacia comercial.

Todo eso, dijo, con las más "estrictas normas de transparencia y honestidad en defensa de los intereses" de Panamá, líder en crecimiento regional en los últimos años con una expansión que llegó a superar el 10 % del producto interno bruto (PIB) en 2011 y 2012, del 8.5 % en el 2013 y con una expectativa de al menos 6 % este año.

Otro reto que Varela reafirmó es la ampliación del Canal, que dijo se asegurará sea "culminada exitosamente, protegiendo los intereses del Estado panameño".

La ampliación de la vía interoceánica por donde pasa casi el 6 % del comercio mundial debe estar lista en diciembre de 2015, unos 15 meses después de lo previsto originalmente debido a huelgas laborales y problemas contractuales con el consorcio a cargo de la obra que lidera la constructora española Sacyr.

También asumió el reto de continuar el mejoramiento del transporte público de la capital con la construcción las líneas 2 y 3 del Metro, una de sus promesas de campaña.

Resaltó que "esta misma tarde firmará el "decreto histórico que establecerá de vuelta controles de precios a la canasta básica, para evitar la especulación".

Durante su campaña, Varela prometió aplicar de manera temporal uno control de precio de emergencia a 22 productos de la canasta básica para con ello propiciar una bajada en el costo de la vida. Aclaró ayer que es "respetuoso del libre mercado pero alérgico a la especulación con la comida del pueblo".

También confirmó que iniciaría el proyecto de renovación urbana de la ciudad de Colón, a 80 km de la capital, para que "vuelva a ser la joya del Caribe como lo fue en otros tiempos".

En la política exterior está previsto el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el Gobierno de Nicolás Maduro, después de meses de duros enfrentamientos de Martinelli contra Venezuela. "Nuestra política exterior será de diálogo".

En la ceremonia estuvieron los gobernantes de Honduras, Juan Orlando Hernández; Costa Rica, Luis Guillermo Solís; Guatemala, Otto Pérez Molina; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Taiwán, Ma Ying-jeou, y de Haití, Michel Martelly; y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

También los vicepresidentes de Venezuela, Jorge Arreaza; de Argentina, Amado Boudou; de Ecuador, Jorge Glas Espinel; de Nicaragua, Moisés Halleslevens; de Cuba, Gladys Vejerano Portela; y de Belice, Margarito Vega. También el secretario de Estado de EE. UU., John Kerry; y los ministros de Relaciones Exteriores de México, Colombia, Trinidad y Tobago, así como representantes de alto nivel de Perú, Holanda, Inglaterra, Paraguay, Uruguay, Libia y Portugal. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación