Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Uruguay recibirá 120 refugiados sirios; el 60 % de ellos son niños

El gobierno de José Mujica confirmó que en septiembre llegará un primer contingente de 40 personas, y en febrero de 2015, otro de ochenta. Los adultos tendrán "capacidad laboral"

Desde el inicio del conflicto en 2011, más de tres millones de sirios han salido de su país haciendo de este uno de los mayores éxodos de refugiados en la historia reciente. foto edh / internet

Desde el inicio del conflicto en 2011, más de tres millones de sirios han salido de su país haciendo de este uno de los mayores éxodos de refugiados...

Desde el inicio del conflicto en 2011, más de tres millones de sirios han salido de su país haciendo de este uno de los mayores éxodos de refugiados en la historia reciente. foto edh / internet

MONTEVIDEO. El gobierno uruguayo ha confirmado que recibirá este año y el próximo hasta 120 refugiados sirios a raíz del conflicto intestino en ese país, según un convenio con el Alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados (Acnur).

A fines de septiembre llegarán los primeros 40 y los restantes 80 a finales de febrero de 2015.

La propuesta de recibir sirios fue lanzada a fines de abril por el presidente José Mujica, quien llamó entonces al pueblo uruguayo a socorrer a algunos de los miles de niños abandonados en los campos de refugiados alrededor de Siria.

"Nuestro objetivo es que se integren a la sociedad uruguaya", ha explicado el director de Derechos Humanos, Javier Miranda. El grupo estará compuesto en un 60 % por niños.

Los menores de edad llegarán con sus familias, en el sentido ampliado del concepto. "Es posible que vengan niños con vínculos familiares que no sean necesariamente los de filiación directa, como padre, madre", explicó, indicando que "en estas comunidades es habitual que siempre haya un referente masculino, que puede ser un tío".

Apenas lleguen al país, los refugiados tendrán los derechos de "cualquier habitante de la República por el hecho de habitar" en el país.

"Lo que pretendemos es darles la oportunidad para que se inserten en la sociedad uruguaya, trabajen, se eduquen, ingresen en nuestros barrios y en nuestros pueblos como un habitante más", agregó.

En este punto, el gobierno uruguayo explica que para los adultos, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social impulsará instancias de capacitación durante la primera etapa de "refugio transitorio" —estimada en entre seis y ocho semanas— con la meta de "generar habilidades para insertarse en el mercado de trabajo".

De todas formas, "desde la comunidad sirio-libanesa y la comunidad árabe han manifestado su voluntad de proveer fuentes de trabajo" a estos refugiados, destacó Miranda.

Ayuda a los pequeños

Con los niños habrá una primera etapa de acompañamiento escolar para que aprendan el español, para que luego puedan insertarse en los centros de educación del país.

Según el director de Derechos Humanos, podrán asistir a las escuelas públicas del país, pero también hay centros educativos privados que han ofrecido becas para los refugiados.

Según lo acordado con Acnur, "Uruguay se va a hacer cargo del presupuesto que implique el reasentamiento", señaló el funcionario, sin precisar el costo que tendrá el programa.

En una primera etapa, los refugiados serán alojados de seis a ocho semanas en un predio ubicado a unos 16 kilómetros de Montevideo, para luego ser reasentados en viviendas definitivas.

Después de 94 años

Esta será la primera llegada de extranjeros procedentes de Oriente Medio a Uruguay desde 1920 cuando el desmembramiento del Imperio Otomano expulsó hacia Uruguay a numerosos cristianos maronitas procedentes de Líbano.

A estos se añadieron grupos de palestinos y armenios, formando una comunidad árabe que no supera las 15,000 personas y que está instalada principalmente en Montevideo y en los departamentos de Rivera y Artigas, cerca de la frontera con Brasil.

La guerra civil en Siria, que ha entrado ya en su cuarto año, tiene su origen en las protestas contra el régimen del presidente Bashar al Assad que, con el trasfondo de la llamada 'Primavera árabe', empezaron en marzo de 2011. El Gobierno reprimió con dureza a los manifestantes y lo que había empezado como una protesta pacífica se acabó convirtiendo en una rebelión armada.

El precio pagado por el pueblo sirio son 191,000 vidas, de los cuales 56,000 han sido civiles y unos 9,000 son niños, de acuerdo con las cifras reveladas esta semana por la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, quien presentó el último informe sobre el conflicto en Siria. A estos espeluznantes números se suma el desastre humanitario con la mitad de la población siria (12 millones de personas) obligada a abandonar su casa.—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación