Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Uruguay definirá a su próximo presidente en una segunda vuelta

Los rangos están en línea con lo que pronosticaron las últimas encuestas antes de las elecciones

Uruguay definirá a su próximo presidente en una segunda vuelta

Uruguay definirá a su próximo presidente en una segunda vuelta

Uruguay definirá a su próximo presidente en una segunda vuelta

El ex mandatario izquierdista Tabaré Vázquez se impuso el domingo en las elecciones presidenciales de Uruguay, pero no logró los votos suficientes para evitar un balotaje en noviembre con su joven rival conservador Luis Lacalle Pou, según sondeos a boca de urna.

El postulante del Frente Amplio, la coalición que gobierna el país desde el 2005, obtuvo entre 44 y 46 por ciento de los votos, superando el rango de 31 a 33 por ciento de su contrincante del Partido Nacional, de acuerdo con tres encuestas de salida.

Los rangos están en línea con lo que pronosticaron las últimas encuestas antes de las elecciones. La autoridad electoral planea dar los primeros resultados oficiales parciales a las 22.00 hora local (0000 GMT del lunes).

"Con este escenario no hay favoritos", señaló el politólogo Daniel Chasquetti por Canal 12.

"En cierto momento parecía que ganaba Vázquez y en otro Lacalle Pou, pero ahora no se sabe. Vamos a ir a un final parecido al de Dilma y Aécio", dijo aludiendo a las elecciones de Brasil que se dirimieron el domingo en un cerrado balotaje a favor de la presidenta Dilma Rousseff.

Vázquez, un oncólogo de 74 años que llevó por primera vez a la izquierda al poder en el 2005, busca consolidar las políticas de su gobierno y las de su sucesor José Mujica, que permitieron estabilidad económica, bajar la pobreza a menos del 12 por ciento y aprobar iniciativas progresistas como el matrimonio del mismo sexo, el aborto y la legalización de la marihuana.

"Con el Frente Amplio Uruguay está mucho mejor que hace diez años", dijo Constanza García, una educadora de 44 años que esperaba su turno para sufragar.

A pesar de todo, muchos uruguayos se quejan por los altos impuestos que paga la clase media, el deterioro en el sistema de salud y una mayor inseguridad en las calles del pequeño país ganadero. Tampoco convence a muchos el proyecto pionero en el mundo de legalizar la producción de cannabis.

"Mi descontento no es sólo con las políticas asistencialistas, también con las leyes que aprobó, que son malísimas para el país. Matamos bebés y van a vender marihuana, ¿pero dónde se ha visto?", se quejó Adriana Herrera, una jubilada de 68 años.

Capitalizando ese descontento, Lacalle Pou, un abogado de 41 años hijo de otro ex presidente, logró refrescar el anquilosado rostro de los partidos tradicionales para convertirse en la opción de la renovación.

Si se confirman las cifras de los sondeos a boca de urna y los candidatos van a una segunda vuelta, Lacalle Pou podría lograr el apoyo del tradicional Partido Colorado para convertir el balotaje del 30 de noviembre en la elección más reñida en 20 años.

Lacalle Pou, un joven aficionado al surf y padre de tres hijos, asegura que mantendría en reglas generales el rumbo económico que llevó a Uruguay a acumular más de una década de expansión a un ritmo mayor al 5 por ciento anual en promedio y reducir el desempleo a mínimos históricos, pero propone mejorar la seguridad y la educación.

Y también busca derogar la producción y venta de marihuana, una medida rechazada por la mayoría de los más de tres millones de uruguayos, aunque respetando la posibilidad del autocultivo.

"No sé si es un candidato sólido, pero es joven y pienso que está más por dentro de cómo estamos todos hoy. Tiene una visión de lo que nos pasa", dijo David Pintos, un empleado de 38 años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación