Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una oleada de huelgas sacude a Brasil a las puertas del Mundial

Conductores de autobús, profesores y policías interrumpen sus actividades para protestar

Autobuses urbanos bloquean la Avenida Feria Lima, en Sao Paulo (Brasil). foto edh / efe

Autobuses urbanos bloquean la Avenida Feria Lima, en Sao Paulo (Brasil). foto edh / efe

Autobuses urbanos bloquean la Avenida Feria Lima, en Sao Paulo (Brasil). foto edh / efe

BRASILIA. Los conductores y los responsables de cobrar el billete del autobús interrumpen sus actividades en las dos mayores ciudades brasileñas, Río de Janeiro y São Paulo.

La Policía Civil deja de trabajar durante 24 horas en 13 de los 27 estados del país. Los agentes de la Policía Federal y de la Policía de carreteras promueven una marcha en Brasilia, la capital, para reivindicar una nueva política de seguridad pública.

Los trabajadores de 30 museos públicos dejan de atender a los visitantes en varias ciudades. Los profesores de la redes municipales de educación llevan casi 30 días sin dar clases en capital paulista.

La cita deportiva arranca el próximo 12 de junio, pero hay cada vez más profesionales, de varios ámbitos, que amenazan con paralizar sus actividades. Esta semana han sido los conductores de autobuses y policías; es decir, los responsables del transporte y la seguridad del país, que serán claves durante la Copa del Mundo.

La semana pasada, un grupo de trabajadores de Río impidió la circulación de varios autobuses. Estaban en contra del nuevo sueldo acordado entre los sindicatos y el Ayuntamiento.

Ayer, São Paulo llevaba casi 72 horas con varias líneas de autobuses fuera de circulación, lo que afecta a 1.5 millones de viajeros al día.

En el caso de los policías, los investigadores y agentes reclaman reajustes salariales y mejoras en la "política de seguridad".

"El Gobierno lleva 5 años sin hacernos caso. Muchos pueden pensar que estamos aprovechando este momento del Mundial para llamar la atención, pero no es nuestra intención ", aseguró el presidente de la Federación Nacional de los Policías Federales, Jones Leal.

Otros sectores amenazan con convocar una huelga. En São Paulo, empleados del metro aseguran que van a parar los trenes, que transportan a 4 millones de personas cada día, la próxima semana. Además, cerca de 2 millones de funcionarios federales bajaran suspender sus tareas a partir del 10 de junio.

Hay también un grupo de trabajadores de empresas privadas que promete paralizar durante el Mundial. Parte de ellos está vinculada a la Força Sindical, la central de trabajadores que ya declaró su apoyo a uno de los precandidatos a la presidencia en las próximas elecciones, el opositor Aécio Neves (PSDB).

Estos huelguistas suman cerca de 1.9 millón de empleados de los sectores de alimentación, hostelería, textil, metalurgia, transporte y de las industrias gráfica y química. El 6 de junio la Força Sindical protestará en São Paulo y, posiblemente, en otras ciudades. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación