Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una estudiante sobrevive a masacre bebiendo loción

Tras un ataque terrorista, una adolescente cristiana apareció dos días después, oculta en un armario

La estudiante Cynthia Charotich se cubrió con ropa para que no se dieran cuenta que estaba escondida. foto edh / efe

La estudiante Cynthia Charotich se cubrió con ropa para que no se dieran cuenta que estaba escondida. foto edh / efe

La estudiante Cynthia Charotich se cubrió con ropa para que no se dieran cuenta que estaba escondida. foto edh / efe

NAIROBI. Una adolescente fue encontrada viva ayer en el escenario de la masacre en la Universidad de Garissa, en Kenia, dos días después de que extremistas de Al-Shabab mataron allí a 148 personas.

La Cruz Roja informó del hallazgo, mientras las atribuladas familias esperaban en una morgue por noticias de sus seres queridos.

Cynthia Charotich, de 19 años, se escondió en una alacena grande y se cubrió con ropas y se negó a salir, incluso cuando algunos de sus compañeros de curso estaban saliendo de sus escondites, forzados por los extremistas del grupo terrorista Al-Shabab, como declaró a AP.

Sintió tanta hambre y sed durante el tiempo que estuvo escondida, que bebió una loción.

"Solo estaba rezándole a mi Dios", dijo Charotich, una cristiana, sobre su terrible experiencia a manos de los yihadistas en la Universidad de Garissa.

Se le veía cansada y sedienta, sorbiendo yogurt y un refresco, aunque parecía estar en buena salud.

Fue encontrada mientras unos 300 amigos y familiares esperaban frente a una morgue en la capital, Nairobi.

Otros sobrevivientes contaron que los extremistas se divirtieron con sus rehenes antes de matarlos: los hicieron arrastrarse entre charcos de sangre o llamar a sus padres para pedirles que reclamaran la retirada de las tropas kenianas de Somalia.

Relataron que algunos estudiantes se untaron con sangre de sus amigos ejecutados para hacerse pasar por muertos, mientras los islamistas iban de habitación en habitación en busca de nuevas víctimas.

Mataron a decenas de jóvenes de forma indiscriminada, antes de separarlos en musulmanes y no musulmanes. Luego perdonaron la vida a los primeros y retuvieron a los segundos, relataron.

Se trata del ataque más mortífero perpetrado por el grupo islamista en Kenia y el segundo con más víctimas después del atentado de 1998 contra la embajada de Estados Unidos en Nairobi, que dejó 213 muertos.

Amenazas

Ayer, los terroristas de Al-Shabab amenazaron ayer a Kenia con una "guerra larga y espantosa" y supuestamente emitió un comunicado diciendo que el ataque contra la Universidad de Garissa fue en represalia por las muertes de rebeldes en Somalia a manos de soldados kenianos.

"Ninguna medida de precaución o seguridad les garantizará estar a salvo, frustrar otro ataque o impedir otro baño de sangre", detallaba el comunicado, que no fue verificado por NBC News.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación