Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Uganda promulga ley que castiga la homosexualidad con cadena perpetua

La medida criminaliza el lesbianismo por primera vez y convierte en delito ayudar a personas a involucrarse en actos homosexuales.

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni firmó este día la ley "anti-homosexualismo"

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni firmó este día la ley "anti-homosexualismo"

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni firmó este día la ley \"anti-homosexualismo\"

El presidente de Uganda promulgó el lunes una ley que penaliza severamente la homosexualidad, desafiando las protestas de grupos de derechos humanos, las críticas de las naciones donantes de Occidente y una advertencia de Estados Unidos de que la medida legal complicaría sus relaciones.

La nueva legislación endurece las sanciones existentes para cualquiera que mantenga relaciones sexuales con gays, imponiendo penas de cárcel que podrían llegar a cadena perpetua por "homosexualidad agravada", incluyendo sexo con menores o si se es portador del virus del sida.

La medida criminaliza el lesbianismo por primera vez y convierte en delito ayudar a personas a involucrarse en actos homosexuales. Activistas por los derechos de los homosexuales en Uganda dijeron que planeaban rebatirla en los tribunales.

Altos funcionarios ugandeses irrumpieron en aplausos cuando el presidente Yoweri Museveni firmó el documento ante de periodistas extranjeros en el Parlamento a las afueras de la capital.

"Hay un intento de imperialismo social, para imponer valores sociales. Lamentamos ver cómo viven (Occidente), pero guardamos silencio al respecto", sostuvo.

La legislación expone la amplia brecha entre los gobiernos del continente, a menudo culturalmente conservadores, y los donantes extranjeros que los respaldan. El presidente de Gambia, Yahya Jammeh, llamó la semana pasada "bichos" a los homosexuales.

Los donantes occidentales criticaron inmediatamente a Uganda. Noruega y Dinamarca dijeron que estaban reteniendo o desviando el dinero de la ayuda y Austria dijo que revisaría su asistencia.

Reino Unido, que extiende fondos significativos en asistencia para Uganda, condenó la ley pero no mencionó recortes en la ayuda.

"Me siento mal. Las palabras degradantes que utilizó el presidente (...) mi país está en un estado de locura ahora mismo", dijo el activista ugandés por los derechos de los homosexuales Kasha Nabagesera, añadiendo que la comunidad gay espera rebatir la ley en los tribunales.

Organizaciones de gays y lesbianas temen que la ley anime a otros gobiernos a endurecer sus sanciones, aumentar el acoso, desanimar a la gente a hacerse la prueba del sida e imposibilitar a los homosexuales vivir abiertamente.

"La desaprobación de la homosexualidad por algunos no puede nunca justificar la violación de los derechos fundamentales de los otros", dijo la Alta Comisionada de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Navi Pillay, en un comunicado.

La homosexualidad es un tabú en casi todos los países de África e ilegal en 37 de ellos. Pocos africanos son abiertamente homosexuales por temor a actos de violencia, al encarcelamiento y a la pérdida del empleo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación