Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Trump domina debate entre los precandidatos republicanos

Sin embargo,  a 15 meses de los comicios, Trump tiene remotas posibilidades de suceder al presidente Barack Obama.

Republicanos debaten sobre migración y política exterior en EE.UU

Los principales precandidatos republicanos para las elecciones presidenciales de EE.UU. 2016 abordaron en su primer debate televisivo el tema migratorio.

El multimillonario Donald Trump sacudió con su tono combativo el primer debate entre aspirantes presidenciales republicanos con declaraciones bravuconas y agresivas, pero el encuentro también sirvió de recordatorio de que la contienda no está resuelta y carece aún de un favorito definido.
Cuando el jueves en la noche le preguntaron en los primeros minutos del debate si podí­a descartar su postulación para la Casa Blanca como candidato independiente, Trump dijo: "No voy a prometer nada en este momento".
Tampoco quiso disculparse por sus comentarios groseros hacia las mujeres, defendió su cambio de posturas polí­ticas y también riñó con los moderadores del debate.
Si Trump se postulara para una tercera fuerza polí­tica quizá dividirí­a el voto republicano y contribuirí­a a una victoria electoral de la puntera a la candidatura presidencial demócrata, Hillary Rodham Clinton, cuyo partido lograrí­a un tercer periodo consecutivo en la Casa Blanca.
Durante la sesión de dos horas, Trump puso fin a las conjeturas de que reducirí­a el tono divisivo de su discurso que muchos auguraron arruinarí­a su campaña, pero pasó lo contrario, lo posicionó rápidamente en lo más alto de las encuestas.
También manifestó que no tiene tiempo para ser polí­ticamente correcto y que lo único que hizo fue aprovechar las leyes cuando cuatro de sus empresas incurrieron en bancarrota.
Trump fue el único de los 10 precandidatos que levantó la mano cuando el anfitrión de Fox News preguntó quién no se comprometí­a a apoyar a quien finalmente sea el abanderado republicano.
Esto encolerizó al senador de Kentucky, Rand Paul, quien afirmó que el multimillonario "protege de antemano sus apuestas porque está acostumbrado a comprar polí­ticos".
Durante el resto del debate, los aspirantes no aportaron prácticamente nada nuevo y optaron por aprovechar el espacio para reiterar sus posiciones bastante conocidas. Sólo 10 de 17 precandidatos fueron invitados a esta gran presentación; los otros siete quedaron relegados a un foro previo al debate.
A 15 meses de los comicios, Trump tiene remotas posibilidades de suceder al presidente Barack Obama. El debate fue una prueba crucial para el magnate, cuyo estilo impredecible y posturas polí­ticas inmaduras dejan entrever que no encaja en ninguna de las vertientes del Partido Republicano.
Trump parece atractivo para algunos republicanos frustrados con Washington y los polí­ticos de carrera, pero otros temen que sus excentricidades y sus declaraciones estrafalarias —que si los inmigrantes mexicanos son "delincuentes" y "violadores" o que ponga en duda el historial de guerra del senador John McCain— empañen la imagen del partido frente al público estadounidense.
Los precandidatos republicanos escenificarán otros cinco debates formales previstos antes del inicio de las elecciones primarias en febrero.
Por su parte, el Comité Nacional Demócrata anunció que el primero de los seis debates entre los precandidatos tendrá lugar el 13 de octubre en Nevada.
 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación