Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Treinta países acuerdan luchar juntos contra el Estado Islámico

No hubo referencia a Siria, el otro país en el que los yihadistas controlan una vasta porción

El presidente francés, François Hollande (d), y su colega iraquí, Fouad Massoum (i) en la conferencia antiterrorismo. foto edh / efe

El presidente francés, François Hollande (d), y su colega iraquí, Fouad Massoum (i) en la conferencia antiterrorismo. foto edh / efe

El presidente francés, François Hollande (d), y su colega iraquí, Fouad Massoum (i) en la conferencia antiterrorismo. foto edh / efe

FRANCIA. La comunidad internacional, representada por una treintena de naciones en la conferencia sobre la paz y la seguridad en Iraq, prometió ayer a ese país ayudarle en su lucha contra el yihadista Estado Islámico (EI), con todos los medios necesarios, incluidos los militares.

El encuentro preveía definir la estrategia que debe seguirse en el combate contra esa organización y fue realizado con un triple objetivo: ofrecer apoyo político al nuevo Gobierno iraquí, buscar soluciones en materia de seguridad y proporcionar ayuda humanitaria y de reconstrucción.

EE. UU., Francia y el Reino Unido van a lanzar una campaña aérea con objetivos tácticos todavía imprecisos. El arma aérea francesa comenzó por realizar las primeras operaciones de reconocimiento, con el objetivo de ultimar los blancos.

Entre los participantes estuvieron los representantes de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (EE. UU., Rusia, Reino Unido, China y Francia) y de la Liga Árabe, la ONU y la Unión Europea.

Así también, 10 estados vecinos de Iraq y Siria, donde se asienta el EI: Arabia Saudí, Bahréin, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Líbano, Jordania, Kuwait, Omán, Qatar y Turquía.

El EI, según las conclusiones, "constituye una amenaza para Iraq, pero también para el conjunto de la comunidad internacional", y la respuesta que debe darse tiene que ser global y ofrecer un respaldo "claro" y "leal" a las autoridades de ese país.

El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, alertó de que son 51 los países de donde salen yihadistas para sumarse al EI. Solo de Francia se han trasladado ya más de 900.

Los participantes coincidieron en que, más allá de las necesidades urgentes de combate para frenar el avance del EI, que también tiene conquistas territoriales en Siria, la lucha debe incluir a las filiales que reclutan combatientes y a quienes le financian.

En ese sentido, los participantes destacaron su determinación para aplicar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, relativas a la lucha contra el terrorismo y contra sus fuentes de financiación y reclutamiento, con una mención expresa a la 2170.

La conferencia significó un importante voto de confianza para el nuevo gobierno iraquí, formado la semana pasada y liderado por un miembro de la mayoría chií del país, el primer ministro Haider al-Abadi.

El encuentro de París mostró que Abadi goza de un amplio respaldo de la comunidad internacional, lo que significa que Washington encontrará, previsiblemente, poca oposición a sus planes de atacar por aire a EI dentro de las fronteras iraquíes.

El gran ausente fue Irán, que se opone a toda acción militar en Siria. No hubo mención a Siria, donde el EI tiene su cuartel general. Tanto Rusia como Irán rechazan toda intervención militar de la comunidad internacional en ese país.

En tres años de guerra civil, el EI emergió como uno de los más poderosos grupos suníes que luchan contra el régimen del sirio Bashar al-Assad, miembro de una secta derivada del chiísmo. De momento, el régimen sirio no ha solicitado ayuda ni varios países, como Francia, la desean, ante la hipótesis de que el uso de la fuerza contra los yihadistas acabe reforzando al régimen de Asad.

Washington sigue enfrentado a Assad, lo que hace improbable que haya ataques dentro de su territorio sin permiso de Damasco. Turquía y otros países desconfían de medidas contra el EI que puedan ayudar al mandatario.

Al cierre de esta nota, EE. UU. lanzaba en Iraq su primer ataque aéreo contra el EI en el suroeste de Bagdad, informó una fuente oficial del Departamento de Defensa.

Hasta ahora, la ofensiva estadounidense contra el EI en Iraq, que comenzó el pasado 8 de agosto, se había limitado a posiciones de los yihadistas en el norte del país. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación