Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tras escándalo de espionaje, Obama y Rousseff se reúnen

Otro de los temas que alteró la agenda de la cumbre anual del G20 fue el escándalo por las nuevas revelaciones que EE.UU. espía a Brasil y México.

El presidente Barack Obama junto a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ayer durante el inicio de la sesión de trabajo del G20 en San Petersburgo, Rusia. foto edh /Reuters

El presidente Barack Obama junto a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ayer durante el inicio de la sesión de trabajo del G20 en San Petersburgo, Rusia. foto...

El presidente Barack Obama junto a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ayer durante el inicio de la sesión de trabajo del G20 en San Petersburgo, Rusia. foto edh /Reuters

RUSIA. Los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Brasil, Dilma Rousseff, se reunieron ayer antes de la cena informal que cierra la primera jornada de la cumbre del G20 en San Petersburgo.

Por ese motivo, ambos mandatarios se sumaron con retraso a la visita que los líderes del grupo realizaron al suntuoso Palacio de Pedro El Grande en Peterhoff, adonde llegaron en autobús desde el Palacio de Constantino, sede de la cumbre, de acuerdo con las agencias locales.

Según informó ayer la agencia oficial brasileña, Rousseff canceló el viaje a Washington de un equipo de su gabinete que iba a preparar su visita de Estado a EE.UU., prevista para el próximo 23 de octubre.

La cancelación del viaje se debe, al parecer, al malestar que han causado a Rousseff las revelaciones de que agencias de inteligencia estadounidenses espiaron sus comunicaciones personales.

El Gobierno brasileño ha comunicado que la visita de Rousseff a EE.UU. dependerá de las explicaciones que ofrezca el mandatario norteamericano.

Brasil exigió explicaciones a Estados Unidos por el caso, calificado por el canciller Luiz Alberto Figueiredo de "grave violación a la soberanía" del país, en caso de ser confirmado. El gobierno indicó que no ha recibido respuesta.

La mandataria brasileña ha recibido la única invitación a una cena de estado este año, un honor que busca demostrar la creciente importancia de Brasil y un gesto particular hacia Rousseff, cuya política exterior desde que asumió el cargo el 1 de enero del 2013 ha sido más favorable a EE.UU. que la de su predecesor.

Con México

Obama también mantuvo ayer "una llamada muy cordial" y "muy breve" con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, y le prometió que "se va a hacer una investigación" sobre el presunto caso de espionaje en su contra realizado desde EE.UU., informaron fuentes oficiales.

Fuentes de la Presidencia mexicana dijeron a la agencia EFE que el contacto fue "una llamada privada" entre ambos dirigentes, que se encuentran en Rusia en la reunión del G20, durante la cual Obama le comunicó que se iba "a atender la nota (diplomática)" que México remitió a EE.UU. en relación al caso.

Peña Nieto, quien expresó el miércoles su confianza en mantener un encuentro informal o causal con Obama para discutir el supuesto espionaje, manifestó su confianza en que el contacto sirviera "para dejar muy en claro" la posición de México de que, "de haber existido algún tipo de espionaje en conductas o en formas que no estén apegadas a derecho", su país las reprobaba, condenaba y pedía investigar. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación