Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Arabia Saudí

Tragedia en La Meca: más de 700 muertos deja una estampida humana

Además, las autoridades estiman en 863 los heridos

Víctimas de la estampida humana.

Vista de algunos de los 717 peregrinos que murieron en la estampida en las afueras de la ciudad saudí de La Meca.  | Foto por Agencia EFE

Vista de algunos de los 717 peregrinos que murieron en la estampida en las afueras de la ciudad saudí de La Meca. 

Arabia Saudí. Una horrible estampida humana mató a unos 717 peregrinos y lesionó a cientos más ayer a las afueras de la ciudad sagrada musulmana de La Meca.

Unos 863 peregrinos resultaron heridos en la aglomeración, informó la Dirección de Defensa Civil de Arabia, que proporcionó el número de muertos. La tragedia ocurrió mientras los musulmanes de todo el mundo daban inicio a las festividades del Eid al-Adha.

Se trató del segundo gran desastre en esta temporada del peregrinaje en lo que va del año, lo que hizo surgir dudas sobre las medidas de seguridad puestas en marcha por parte de las autoridades saudíes para recibir a casi 2 millones de musulmanes que participan en la peregrinación. 

Hace casi dos semanas colapsó una grúa sobre la Gran Mezquita de La Meca, matando a 111 personas. Otras 390 personas resultaron heridas en el accidente.

Muchas de las víctimas fatales murieron aplastadas o pisoteadas mientras estaban por realizar una lapidación simbólica del diablo, que consiste en lanzar piedras contra tres columnas de piedra en Mina, un gran valle a unos 5 km de La Meca y donde se han registrado estampidas en otros peregrinajes anteriores.

Dos sobrevivientes entrevistados por The Associated Press dijeron que el desastre comenzó cuando una masa de peregrinos se topó con otra aglomeración en dirección contraria.

“Vi a alguien tropezar con alguien en una silla de ruedas y varias personas comenzaron a tropezar con él. La gente comenzó entonces a trepar encima de otros solo para poder respirar”, dijo uno de los sobrevivientes, el egipcio Abdullah Lotfy, de 44 años. “Era como una ola. Estábamos avanzando y de repente se volvió”.

Lotfy opinó que nunca debió ocurrir el tener dos flujos de peregrinos chocando uno con otro. “No hubo ninguna preparación. Lo que pasó fue más de lo que estaban listos”, dijo acerca de las autoridades saudíes.

Arabia Saudí se siente orgullosa de su papel como guardián de los sitios más sagrados del islamismo y de recibir a millones de peregrinos cada año, pero el haj representa un desafío inmenso de logística y seguridad para el reino, dada la cantidad de personas con diversos contextos culturales y lingüísticos, muchas de las cuales ahorran dinero durante años para tener una oportunidad en la vida de viajar a La Meca.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación