Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Trabajadores de Iberia protestan contra recorte de 3,800 empleos

La compañía aérea canceló un total de 236 vuelos previstos ayer

Empleados de Iberia se enfrentan a los policías antimotines. foto edh / reuters

Empleados de Iberia se enfrentan a los policías antimotines. foto edh / reuters

Empleados de Iberia se enfrentan a los policías antimotines. foto edh / reuters

ESPAÑA. El drama de los empleados de la aerolínea Iberia quedó en evidencia ayer con su primer día de huelga que ocasionó disturbios en el aeropuerto de Barajas, Madrid.

El desespero de 3,807 empleados que serán despedidos chocó con la fuerza policial, lo que ocasionó la cancelación de decenas de vuelos y se estima que en cuatro días más, tiempo de duración de la primera etapa de la huelga, la cifra podría elevarse a los 1,200 vuelos cancelados, afectando a unos 70,000 pasajeros.

Varios de los participantes en la concentración han explicado por qué han secundado la huelga: "Hay que responder. Esto es el final y si no plantamos cara, estamos muertos", mientras pedían al Gobierno "que actúe para que Iberia no desaparezca".

Los 20,000 trabajadores de Iberia están llamados a una huelga de 15 días, dividida en tres ciclos de 5 días seguidos, en protesta por el plan de reestructuración de la aerolínea española que incluye 3,807 despidos, un 19 % de la plantilla, y la reducción de sus vuelos y flota.

En el aeropuerto se concentraron 8,000 trabajadores, pero lo que iba a ser una manifestación en el exterior de la Terminal 4 se convirtió en una toma del interior, tras lograr romper el cordón policial.

Los trabajadores ocuparon dicha Terminal, en la que opera Iberia, con una sentada en la que corearon lemas contra "el desmantelamiento de Iberia" y también contra la "piratería inglesa", en referencia a la fusión de la compañía con la aerolínea British Airways en 2011.

Durante tres horas hubo enfrentamientos verbales y varios zarandeos con los más de 300 policías desplegados, incidentes en los que resultó herida una persona y se efectuaron las cinco detenciones.

Los detenidos fueron acusados de amenazas, resistencia, desobediencia y atentado a agente de la autoridad, según fuentes policiales españolas.

En el aeropuerto de El Prat (Barcelona, noreste) más de 400 trabajadores se concentraron frente a los mostradores de la empresa en la Terminal 1 y realizaron una marcha por las instalaciones aeroportuarias en la que repartieron información a los usuarios sobre su situación laboral.

El primer día de paros, convocado tanto por los sindicatos de trabajadores de tierra como por los de tripulantes de cabina, obligó a cancelar 236 vuelos, de los que 81 corresponden a Iberia y el resto a sus filiales Iberia Express, Air Nostrum y Vueling, a las que presta los servicios de asistencia en tierra (handling).

Los huelguistas achacan el despido masivo a una exigencia de British Airways, que se fusionó con Iberia, porque la británica lo que aparentemente quiere es desmantelar a Iberia para quedarse con la rutas de la aerolínea española, especialmente las que tiene hacia Latinoamérica. Incluso aducen que los británicos quieren descapitalizar a Iberia para desaparecerla del mercado.

Pero fuentes de la compañía dicen que Iberia está sobredimensionada y no se ha reestructurado para enfrentar la crisis económica ni la competencia de las aerolíneas de bajo costo. Si no lo hacen no podrían sostener una compañía con la actual estructura y si quieren subsistir entonces deben adelgazar para ser competitivos. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación