Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tiroteo deja cinco niños muertos en Houston

Todo parece indicar que el asesino disparó tras una discusión familiar, matando a los niños y un adulto.

Un tribunal estadounidense condenó a Alfonso Portillo a cinco años y 10 meses de prisión por lavado. foto edh / efe

Un tribunal estadounidense condenó a Alfonso Portillo a cinco años y 10 meses de prisión por lavado. foto edh / efe

Un tribunal estadounidense condenó a Alfonso Portillo a cinco años y 10 meses de prisión por lavado. foto edh / efe

SPRING, Texas. Un hombre que discutía con familiares abrió fuego ayer miércoles por la tarde en una vivienda de un suburbio de Houston, con un saldo de seis muertos, cinco de ellos niños, y una mujer herida, informaron las autoridades.

Entonces los agentes lo acorralaron una calle sin salida cerca del lugar de los hechos.

La Policía del Condado Harris informó en un comunicado que los agentes fueron llamados a una casa en el suburbio de Spring el miércoles a eso de las 6 de la tarde, donde encontraron a dos adultos y tres niños muertos. Un cuarto menor falleció después en un hospital.

Otras informaciones de prensa indica que había muerto otro menor.

"Parece que se trató de una disputa familiar, según lo que nos ha dicho un testigo", dijo a los reporteros Mark Herman, subjefe del Cuarto Distrito Policial del Condado Harris.

Las autoridades no han dado a conocer la identidad de las víctimas, ni dijeron si eran familiares o su relación con el sospechoso.

La mujer que sobrevivió identificó al individuo y dirigió los policías hacia el lugar donde estaba.

Entonces los agentes pudieron interceptar, perseguir y acorralar al hombre en su vehículo en una calle sin salida a unos cinco kilómetros (tres millas) del lugar de los hechos, dijeron las autoridades. Los agentes usaron vehícu los blindados para bloquear el carro del sospechoso y el miércoles por la noche seguían las negociaciones con él.

El sargento Thomas Gilliland dijo que el hombre tiene uno 30 y tantos años, tiene barba y está "fresco como una lechuga". Agregó que cuando él y otros agentes se le acercaron, el hombre "se quedó en su carro mirándonos".

Danna Stevens, de 75 años, y su esposo Texas Stevens, viven a cuatro puertas del lugar donde ocurrió el tiroteo, pero no estaban en la casa en ese momento. Danna Stevens dijo que no conocía a sus vecinos, pero que se habían mudado al lugar hace un año y habían decorado muy bien la casa.

Muere camino al hospital

La policía contó que un niño falleció tras ser trasladado en helicóptero a un hospital de Houston. El agente agregó que la mujer y el niño eran las únicas víctimas vivas cuando llegaron los agentes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación