Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tifón sacude Filipinas, ya hay un millón de evacuados

Lluvias torrenciales y fuertes vientos derribaron árboles, arrancaron tejados y destruyeron cables de transmisión eléctrica

Así se observa el fenómeno atmosférico desde la Estación Espacial Internacional

Así se observa el fenómeno atmosférico desde la Estación Espacial Internacional

Así se observa el fenómeno atmosférico desde la Estación Espacial Internacional

Un potente tifón sacudió el sábado el este de Filipinas, con lluvias torrenciales y fuertes vientos que derribaron árboles, arrancaron tejados y destruyeron cables de transmisión eléctrica en zonas que aún sufren las consecuencias de otro súper tifón de hace 13 meses.

Alrededor de un millón de personas ya había huido a refugios al momento en que el tifón Hagupit tocó tierra, en lo que una agencia de la ONU dijo que era una de las mayores evacuaciones mundiales en tiempos de paz.

Mientras la tormenta llegaba desde el Pacífico, se cortó la electricidad a lo largo de la mayor parte de la isla central de Samar y en la provincia cercana de Leyte, incluido Tacoblan, considerado el centro de un devastador tifón el año pasado.

"El viento sopla tan fuerte, que es como un remolino", dijo Mabel Evardone, responsable de la ciudad costera de Sulat en el este de Samar, a la radio local. "Las aguas han subido ahora", agregó.

No había noticias sobre víctimas.

El tifón se había debilitado a una tormenta categoría 3, dos escalones por debajo de la definición de "súper tifón", pero aún podría provocar una enorme destrucción con lluvias torrenciales y marejadas potencialmente desastrosas de hasta 4,5 metros, dijo la oficina meteorológica PAGASA.

La agencia afirmó que el ojo del tifón alcanzó la ciudad de Dolores, en el este de Samar, a las 1315 GMT, y agregó que la tormenta mantenía su fuerza con vientos de hasta 175 kilómetros por hora cerca del centro y rachas de hasta 210 kilómetros por hora.

Las aerolíneas Philippine Airlines y Cebu Pacific cancelaron unos 100 vuelos en el centro y el sur del país el sábado.

Los residentes de viviendas bajas o de zonas proclives a los deslizamientos de tierra huyeron a escuelas, centros cívicos, ayuntamientos, pabellones deportivos o iglesias, dijo la agencia nacional de emergencias.

"Hemos recibido informaciones de que ya han sido evacuadas alrededor de un millón de personas. Hay una mayor conciencia de tomar medidas pronto y cooperar y hacer una evacuación preventiva", dijo Gwendolyn Pang, secretaria general de Cruz Roja en Filipinas, en una entrevista televisada.

Al menos 50 municipios en el centro de Filipinas y el sur de la isla de Luzon estaban en riesgo de sufrir marejadas de tormentas, dijo el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Es improbable que el tifón azote la capital del país, Manila, donde viven unos 12 millones de personas, dijo la agencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación