Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Terroristas mataron a 147 en la Universidad de Kenia

Los atacantes, pertenecientes al grupo terrorista Al Shabaab, irrumpieron en el campus universitario y atacaron a los estudiantes que no eran islámicos

Un soldado se dirige a un grupo de supervivientes del ataque perpetrado contra la Universidad de Garissa. foto EDH / efe

Un soldado se dirige a un grupo de supervivientes del ataque perpetrado contra la Universidad de Garissa. foto EDH / efe

Un soldado se dirige a un grupo de supervivientes del ataque perpetrado contra la Universidad de Garissa. foto EDH / efe

Nairobi. El grupo terrorista somalí Al Shabab asesinó a 147 personas e hirió a otras 79 en un ataque en la Universidad de Garissa, al este de Kenia y muy cerca de la frontera con Somalia, donde mantuvo durante más de 16 horas retenidos a un grupo indeterminado de estudiantes y profesores.

El ataque empezó cuando los atacantes entraron en el recinto universitario haciéndose pasar por fieles que iban a rezar en la mezquita que se encuentra en el campus. Una vez dentro, detonaron varios artefactos explosivos y empezaron a disparar de forma indiscriminada por todo el campus, que habitualmente acoge a más de 800 alumnos.

"Los muyahidines cogieron a profesores y estudiantes no musulmanes", según el portavoz de Al Shabab, Sheikh Ali Raage, que remarcó que el objetivo final de los yihadistas en el campus era "acabar con todos los no musulmanes que están en su poder".

Un enfermero que trabaja para la ONG International Rescue Committee (IRC), Reuben Nyaora, dijo: "he visto muchas cosas, pero nada como esto. Había cuerpos por todas partes que habían sido ejecutados en hilera, vimos a personas a las que les hicieron saltar las cabezas, con heridas de bala, todo ello en medio de un desorden espantoso".

Un testigo relató que los atacantes seleccionaron a las víctimas acorde a la vestimenta y apartando a musulmanes del resto, "ellos se divertían, no le tememos a la muerte, para nosotros va a ser como unas vacaciones de Pascua".

Las fuerzas de seguridad rescataron a 580 estudiantes y varios atacantes murieron.

El ministro keniata del Interior, Joseph Kaissery, ha prometido que el país no se dejará "intimidar por los terroristas" y confía en la capacidad del país para "ganar esta guerra".

Al-Shabab, un grupo islamista afiliado a la organización terrorista Al-Qaeda, han multiplicado los atentados en Kenia desde 2011, en Nairobi y en la costa turística del país.

Condenan ataque

La comunidad internacional condenó ayer el brutal ataque contra la universidad.

El primero en pronunciarse fue el Papa Francisco quien calificó el hecho como un acto de brutalidad sin sentido y rezó por un cambio de actitud entre sus autores.

Por su parte, EE. UU. ofreció asistencia a Kenia tras condenar enérgicamente el ataque. El secretario de Estado, John Kerry, dijo que la acción terrorista "refuerza de nuevo la necesidad de que todos los países y comunidades nos unamos en los esfuerzos para combatir el extremismo violento".

En el caso de la Unión Europea, la Alta Representante para la política exterior, Federica Mogherini, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y también ofreció apoyo al país africano para combatir el extremismo.

"La UE reitera su compromiso de apoyar al gobierno y la población de Kenia para superar la amenaza del terrorismo. Es importante que todos desempeñen su papel si se quiere lograr ese objetivo. La solidaridad europea está garantizada y trabaja para reforzar los esfuerzos de Kenia contra el terrorismo", dijo en un comunicado. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación