Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Terroristas acechan a los iraquíes y sirios

Usando gráficas imágenes de las atrocidades cometidas por los extremistas en un explícito vídeo de crucifixiones y atentados que trascendió ayer, el Departamento de Estado busca disuadir del alistamiento en el grupo terrorista.

Un grupo de cristianos iraquíes que huyeron de los militantes del Estado Islámico en Mosul rezaban ayer en una escuela que sirve como campo de refugiados en Erbil. foto edh /REUTERS

Un grupo de cristianos iraquíes que huyeron de los militantes del Estado Islámico en Mosul rezaban ayer en una escuela que sirve como campo de refugiados en Erbil....

Un grupo de cristianos iraquíes que huyeron de los militantes del Estado Islámico en Mosul rezaban ayer en una escuela que sirve como campo de refugiados en Erbil. foto edh /REUTERS

WASHINGTON. Mientras combatientes del Estado Islámico (EI) decapitaban en las últimas horas a siete personas acusadas de practicar brujería y de ser ateos en la ciudad iraquí de Mosul, Estados Unidos lanzaba una campaña de contrapropaganda en las redes sociales contra los yihadistas.

Usando gráficas imágenes de las atrocidades cometidas por los extremistas en un explícito vídeo de crucifixiones y atentados que trascendió ayer, el Departamento de Estado busca disuadir del alistamiento en el grupo terrorista.

Con el título "Bienvenido a la tierra del Estado Islámico" y la intención de subrayar la naturaleza cruenta de las acciones de este grupo terrorista, en ese video, elaborado por el Pentágono, puede verse cómo se lanza a una persona por un precipicio o varias cabezas humanas sobre una repisa.

Las imágenes que recoge el vídeo están extraídas de las mismas grabaciones que el EI usa para reclutar militantes a través de las redes sociales, el mismo medio que ha escogido el Gobierno de Estados Unidos para contrarrestar el mensaje de los yihadistas.

El video empezó a emitirse en canales nacionales como CNN e inmediatamente se ha convertido en una fuente de debate, pero la campaña a la que pertenece, "Think again, turn away" ("Piénsalo de nuevo, date la vuelta") del Departamento de Estado comenzó hace un año en Facebook, Twitter, Tumblr y un canal propio de Youtube.

Esta campaña de contrapropaganda, dirigida por un centro del departamento de Estado dedicado a las estrategias de comunicación contra el terrorismo, está enfocada en evitar que musulmanes que viven en Estados Unidos –que la Administración considera un grupo vulnerable a los mensajes del EI– viajen a Iraq o Siria para unirse a las filas de EI, como ya han hecho decenas ciudadanos del país norteamericano según estimaciones oficiales.

"Nuestra misión es exponer los hechos sobre los terroristas y su propaganda. No te dejes engañar por los que rompen familias y destruyen su patrimonio", explica el Departamento de Estado en la página de esta campaña en Facebook.

El polémico vídeo que trascendió ayer muestra atentados bomba dentro de las mezquitas, exhibe asesinatos de musulmanes a manos del EI y termina con este mensaje: "El viaje no es caro, porque no necesitarás billete de vuelta".

La violencia explícita que muestra el vídeo ha despertado críticas entre los analistas televisivos y en las redes sociales, donde muchos se preguntan si mostrar la naturaleza atroz de las acciones del EI tiene realmente un efecto disuasorio o, por el contrario, anima a potenciales combatientes.

La fuente que relató sobre las últimas decapitaciones en Mosul, añadió que los yihadistas se apropiaron de los bienes de los fallecidos.

Las víctimas fueron arrestadas en julio en los barrios de Al Rashidía y Al Sharijani, situados en el norte de Iraq.

Después, las hicieron comparecer ante un tribunal religioso dependiente del EI, que las condenó a morir decapitadas acusadas de infieles, ateísmo y practicar la brujería. Fueron ejecutadas el viernes en un lugar público en el centro de la ciudad. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación