Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tenaz opositor al aborto y defensor de la familia

Cuando se discutía el proyecto de ley del casamiento entre homosexuales, el nuevo Papa dijo: "Es la pretensión destructiva del plan de Dios"

Bergoglio, en una misa oficiada al aire libre el pasado mes de septiembre, en Buenos Aires, por las víctimas de trata sexual, trabajo esclavo y cartoneros. foto edh / internet

Bergoglio, en una misa oficiada al aire libre el pasado mes de septiembre, en Buenos Aires, por las víctimas de trata sexual, trabajo esclavo y cartoneros. foto edh...

Bergoglio, en una misa oficiada al aire libre el pasado mes de septiembre, en Buenos Aires, por las víctimas de trata sexual, trabajo esclavo y cartoneros. foto edh / internet

En un país de mayoría católica, el entonces cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio se caracterizó por oponerse tenazmente en 2010 a la aprobación de la ley para que los homosexuales pudieran contraer matrimonio y adoptar niños, la primera en América Latina.

Bergoglio aseguró entonces que la ley era como "una movida del Diablo" y se enfrentó al malogrado expresidente Néstor Kirchner, que criticó las presiones de la Iglesia (ver siguiente página).

Agregaba: "No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento) sino de una "movida" del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios".

El cardenal fue por más al decir: "aquí también está la envidia del Demonio, por la que entró el pecado en el mundo, que arteramente pretende destruir la imagen de Dios: hombre y mujer que reciben el mandato de crecer, multiplicarse y dominar la tierra".

También se opuso a una más reciente ley que autorizó a travestis y transexuales a registrar sus datos con el sexo elegido.

Estas dos iniciativas enfriaron las relaciones entre la Iglesia argentina y la presidenta Cristina Fernández, aunque la mandataria, que se declara creyente, es contraria a la legalización del aborto.

Su mirada respecto del aborto es de repudio en cualquier caso, ni siquiera por violación. En 2009, exhortó a los cristianos a "poner la cara" para luchar contra "la cultura de la muerte" del aborto, y animó a defender la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

En 2011, la Conferencia Episcopal Argentina, que presidía Bergoglio, advirtió que "el aborto nunca es una solución". Ese mismo año, encabezó el Día del niño por nacer y dijo: "Urge priorizar en nuestra patria el derecho a la vida en todas sus manifestaciones, poniendo especial atención en los niños por nacer", dijo.

En septiembre último, cuando tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia el gobierno de Mauricio Macri decidió reglamentar los abortos punibles en la Ciudad, el cardenal Bergoglio había advertido que era "lamentable" esa decisión.

El arzobispo de Buenos Aires había advertido en un comunicado: "Se percibe una vez más que se avanza deliberadamente en limitar y eliminar el valor supremo de la vida e ignorar los derechos de los niños por nacer". Y apuntó en un documento de la Conferencia Episcopal Argentina: "El aborto nunca es una solución".

"Al hablar de una madre embarazada hablamos de dos vidas, ambas deben ser preservadas y respetadas, pues la vida es de un valor absoluto", agregó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación