Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Temor por reforma migratoria tras la derrota de Eric Cantor

Grupos pro reforma dicen que republicanos no se atreverán a correr el riesgo político de tocar el tema migratorio

Eric Cantor anunció ayer en el Capitolio su renuncia como líder de la mayoría republicana en el Congreso. foto edh / reuters

Eric Cantor anunció ayer en el Capitolio su renuncia como líder de la mayoría republicana en el Congreso. foto edh / reuters

Eric Cantor anunció ayer en el Capitolio su renuncia como líder de la mayoría republicana en el Congreso. foto edh / reuters

WASHINGTON. Activistas pro reforma migratoria y analistas advirtieron ayer de que la histórica derrota del líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, en las primarias de Virginia para las elecciones legislativas de noviembre, podría alejar la posibilidad de aprobar la controvertida ley antes de final de año.

Según las cifras oficiales del estado de Virginia, Cantor perdió con el 44 % de los votos frente al economista Dave Brat (56 %), un candidato desconocido, con una muy modesta recaudación de fondos y que tenía el apoyo del Tea Party.

Ayer, Cantor anunció que su renuncia se haría efectiva a finales de julio y abrió la carrera por uno de los puestos más influyentes del Capitolio, para el que suenan los nombres del congresista texano Jeff Sessions y del californiano Kevin McCarthy.

Cantor se pronunció a favor de regularizar la situación de los jóvenes hispanos que llegaron a EE. UU. con sus padres cuando eran menores de edad. Un extremo que desató la ira de personajes como Laura Ingraham o Ann Coulter, que se lanzaron a hacer campaña por su rival. El republicano intentó entonces presentarse como el hombre que había frenado la reforma en el Capitolio pero ya era demasiado tarde. Los activistas del Tea Party habían empezado a movilizar a miles de votantes conservadores contra su posición.

Por su parte, Brat usó como principal argumento de su campaña la supuesta tibieza de Cantor ante la reforma migratoria planteada por el gobierno de Barack Obama.

Por tanto, grupos pro reforma temen que de este fracaso los republicanos extraigan el mensaje de que no deben correr el riesgo político de abordar la reforma migratoria al menos hasta que pasen las elecciones de noviembre.

"Con el Tea Party provocando miedo a cada candidato republicano, se agudizará la disfunción que ha paralizado al Congreso y les impedirá emprender acciones para ayudar a la clase media", dice el presidente del Comité de Campaña Demócrata del Congreso, Steve Israel.

"La derrota de Cantor demuestra que no hay ninguna posibilidad de aprobar la reforma este verano porque él, que se presentó defendiendo haber impedido una 'amnistía para inmigrantes ilegales', fue derrotado por ser considerado 'demasiado blando' en inmigración", esgrimió el director ejecutivo del grupo de defensa de los derechos de los inmigrantes Dream Action Coalition, César Vargas.

El influyente diario Político llegó incluso a afirmar en uno de sus artículos que la reforma migratoria está "muerta" porque los candidatos republicanos que vean peligrar su escaño en noviembre se sentirán "muy presionados" por lo que le ha ocurrido a Cantor.

La derrota del republicano, la primera desde que se creó el cargo de líder de la mayoría de la Cámara de Representantes en 1899, ha sido recibida como un "terremoto" político en Washington, donde se debaten sus consecuencias en la estructura del partido y su repercusión en el devenir de la reforma migratoria, atascada en la Cámara de Representantes desde julio de 2013.

Esperanza demócratas

El núcleo duro demócrata en el Senado consideró ayer que la derrota electoral de Eric Cantor es positiva para la reforma migratoria porque "libera" al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, para someter a voto la ley.

El senador por Nueva Jersey, Robert Menéndez, reiteró una y otra vez que pese al fracaso de Cantor "la reforma migratoria no está muerta", e insistió en que el castigo sin precedentes de sus votantes no respondió a su postura migratoria, si no a la falta de atención de Cantor para con su distrito.

El senador por Virginia, Tim Kaine, expresó su percepción de que antes de abandonar su puesto en el liderazgo de la cámara baja el 31 de diciembre, Cantor "se verá liberado para hacer más por la reforma migratoria".

"El mayor impedimento era Cantor", aseveró el senador por Nueva York Charles Schumer, "pero no por las primarias, nadie pensaba que las fuera a perder". Reiteró que el obstáculo fundamental para que Boehner sometiera el texto a voto era la pugna entre ambos por la presidencia de la cámara baja, y ahora tiene el camino despejado. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación