Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Temen represión en centro de Hong Kong

Protestantes exigen derecho a votar por líder de su preferencia

Las protestas plantean el mayor desafío para Beijing desde que tomó el control de la excolonia en 1997. Foto EDH / efe

Las protestas plantean el mayor desafío para Beijing desde que tomó el control de la excolonia en 1997. Foto EDH / efe

Las protestas plantean el mayor desafío para Beijing desde que tomó el control de la excolonia en 1997. Foto EDH / efe

HONG KONG. Algunos de los manifestantes en favor de la democracia de Hong Kong, muchos llorando, comenzaron a dejar la zona Mong Kok de la ciudad en la noche del domingo, retirándose del lugar de recientes enfrentamientos con aquellos que apoyan al Gobierno afín a Pekín.

Temiendo que la policía pudiese iniciar una represión dentro de horas, otros manifestantes que habían paralizado partes del centro financiero de Asia sentándose de forma pacífica en grandes cantidades también se retiraron de las afueras de la oficina del jefe ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun-ying, mientras la policía retiraba barricadas cercanas.

En medio de señales confusas, circularon reportes en las redes sociales y boca a boca sobre que los líderes de las protestas convocaron a sus partidarios a reunirse en Admiralty, la principal zona que han ocupado durante la última semana, en el centro del distrito administrativo de la ex colonia británica.

Decenas de miles de manifestantes exigen que Leung renuncie y que China les dé el derecho de votar por un nuevo líder de su preferencia en las elecciones de 2017.

La manifestantes a favor de la democracia mezclaban una actitud desafiante con pragmatismo en las repletas calles de Mong Kok, un vecindario polvoriento de clase trabajadora donde surgieron enfrentamientos entre partidarios y opositores del Gobierno el viernes y sábado, y donde la policía usó gas pimienta y bastones en choques esporádicos el domingo. "Queremos que todos se vayan porque no queremos ver más conflictos sangrientos (...) regresaremos nuevamente si el Gobierno no responde (a los llamados de diálogo directo)", sostuvo Tang Sin-tung, una estudiante de 16 años que dijo representar a algunos de los manifestantes en Mong Kok.

Agregó que unos 20 o 30 de los voluntarios en esa zona se irían del lugar y se sumarían a la manifestación en Admiralty, aunque algunos podrían decidir quedarse. Tang acusó que algunas voluntarias femeninas habían sido víctimas de abusos y acoso sexual por gente afín al Gobierno. "Nosotros regresaremos. Lucharemos hasta el final", gritaban los manifestantes. "No estamos buscando una revolución. Sólo queremos democracia", dijo Joshua Wong, un estudiante de 17 años, ante unamultitud de jóvenes el sábado por la noche. La multitud aplaudía y coreaba "¡Democracia ahora!".

Muchos residentes han criticado el manejo policial de los disturbios en Mong Kok, un tradicional bastión de las bandas del crimen organizado. La policía ha negado las acusaciones de colaboración entre agentes de seguridad y miembros de las pandillas. —Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación