Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Suenan cacerolazos contra Rousseff y PT

Miles protestaron en varias ciudades contra la presidenta, el partido oficial y el expresidente Lula.

BRASILIA. La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aseguró ayer que su Gobierno "respeta las manifestaciones libres" y sostuvo que el cacerolazo que se escuchó en diversas ciudades del país forma "parte de la democracia".

La noche del martes, en momentos en que por televisión se emitía un programa político del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) en el que no aparece Rousseff, miles de ciudadanos brasileños estallaron en abucheos, cacerolazos y bocinazos para protestar contra el gobierno.

"Veo eso de la misma forma que veo cualquier otra manifestación", dijo Rousseff tras un acto público en el Palacio presidencial en Brasilia.

Como en otras ocasiones de protestas, la mandataria insistió en que "se debe respetar siempre la manifestación libre de las personas", que fue "conquistada a duras penas" por la sociedad brasileña.

Las cacerolas sonaron en las principales ciudades brasileñas y, en especial, en Río de Janeiro, Sao Paulo, Brasilia, Belo Horizonte, Recife y Porto Alegre, las más pobladas del país.

Durante las protestas también se escucharon gritos pidiendo la salida del PT del poder y la renuncia o destitución de Rousseff, así como otros que tildaban de ladrón al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), antecesor y padrino político de la mandataria. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación