Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Socialistas en Francia hacen giro tras debacle

El gobierno de Hollande lo tendrá más complicado aún con otro gran bloque de su bando ideológico que le ha declarado la guerra.

El presidente francés, François Hollande, tendrá un complicado panorama político tras las elecciones. foto edh / Archivo

El presidente francés, François Hollande, tendrá un complicado panorama político tras las elecciones. foto edh / Archivo

El presidente francés, François Hollande, tendrá un complicado panorama político tras las elecciones. foto edh / Archivo

PARÍS. Los socialistas franceses trataron ayer de superar la dura resaca de las elecciones departamentales con un acercamiento inmediato a sus antiguos socios ecologistas, convencidos de que la división de la izquierda está detrás de su debacle electoral.

La dimensión del descalabro del partido en el Gobierno, que finalmente controlará un tercio de los departamentos (34) frente a los dos tercios obtenidos por el centro-derecha (66), ha disparado las alarmas en el Elíseo, donde se buscan alianzas para que ese resultado no se repita en las regionales de diciembre.

El Partido Socialista (PS) convocó a Los Verdes en su sede parisina, donde mantuvieron una tensa reunión, aunque "muy fructífera" a juicio del secretario general de la formación gobernante, Jean-Christophe Cambadélis.

"El diálogo ha sido reanudado entre el Partido Socialista y Europa Ecología-Los Verdes (EELV)", proclamó Cambadélis al salir de la reunión, antes de anunciar que se han formado cuatro grupos de trabajo para buscar convergencias.

El primer ministro, Manuel Valls, es visto con gran recelo por el resto de partidos de la izquierda e incluso dentro del propio seno de los socialistas, donde ya han comenzado los gestos de acercamiento hacia los llamados diputados "rebeldes".

Más complicado aún lo tendrá el Gobierno con el otro gran bloque de su bando ideológico, el Frente de Izquierda de Jean-Luc Mélenchon, que ha declarado la guerra al presidente, François Hollande, y a las políticas de austeridad.

Nada más cerrarse las urnas, Valls compareció anoche para anunciar que el Ejecutivo mantendrá su rumbo, incluidas las reformas liberalizadoras, pese a que desde el resto de la izquierda se le insta precisamente a lo contrario: a reforzar su perfil social en lugar de las medidas económicas.

Esta fragmentación no es muy diferente a la que hasta hace no tanto sufría el centro-derecha, que en las departamentales logró sumar esfuerzos para hacerse con una victoria histórica.

El líder de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), Nicolas Sarkozy, y de la centrista Unión de Demócratas Independientes (UDI), Jean-Cristophe Lagarde, también se reunieron ayer para consolidar su alianza, en un clima bastante más triunfal y distendido que el de sus contrincantes políticos.

Solo hay disensiones sobre la paternidad de esta coalición que tan bien ha funcionado en las urnas, ya que todos tratan de atribuírsela.

En declaraciones a la prensa, un exultante Sarkozy aseguró que la "estrategia de la unión ha sido refrendada" por los votantes, y que confía en que esta se mantenga en la asamblea de los consejos departamentales este jueves, en la que se elegirán a los presidentes de cada departamento. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación