Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Sobrinos de Maduro se declaran “no culpables” de tráfico de drogas

Están acusados de conspirar para exportar droga a EE.UU.

Boceto que muestra a dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores, segundo desde la izquierda, de 29 años, y Franqui Francisco Flores De Freitas, a la derecha, 30, en la Corte Federal de Manhattan.

Boceto que muestra a dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores, segundo desde la izquierda, de 29 años, y Franqui Francisco Flores De... | Foto por Agencia AP

Boceto que muestra a dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores, segundo desde la izquierda, de 29 años, y Franqui Francisco Flores De Freitas, a la derecha, 30, en la Corte Federal de Manhattan.  

NUEVA YORK. Los dos familiares del gobernante venezolano, Nicolás Maduro, que están presos en Estados Unidos desde noviembre pasado por presunto narcotráfico, se declararon inocentes al comparecer ayer ante el juez que lleva la causa.

Efraín Antonio Campo Flores y Francisco Flores de Freitas, detenidos en Haití en noviembre pasado, rechazaron ante el juez Paul Crotty ser responsables de conspirar para transportar al menos cinco kilos de cocaína a EE.UU.

“No culpable”, dijo en español Campos Flores, vestido con camisola azul de presidiario y que entró llorando a la sala de audiencia, ante la pregunta del magistrado. Idéntica respuesta expresó Flores de Freitas, que se mantuvo serio.

El juez estableció la próxima audiencia para el 29 de febrero.

Los dos acusados son hijos de hermanos de Cilia Flores, esposa del gobernante venezolano Nicolás Maduro, que presidió la Asamblea Nacional venezolana entre 2006 y 2011.

Durante la cita de ayer, Campos Flores anunció un cambio de abogados, ya que a partir de ahora quedó representado por un defensor público, Kafanhi Nkrumah, al igual que Flores de Freitas, que tiene a Vincent Sutherland como letrado.

Campos Flores renunció a los abogados privados que tenía hasta el momento, Rebekah Poston y John Reilly, argumentado problemas financieros.

En la audiencia, las partes discutieron brevemente además sobre las pruebas presentadas por la fiscalía, que incluye horas de grabaciones en audio y video que implican a los acusados y que fueron puestas a disposición de la defensa bajo juramente de confidencialidad.

El abogado Nkrumah pidió al juez 60 días hasta la próxima cita para poder analizar todo el material desde fojas cero.

Al referirse a su cliente a la salida de los tribunales del sur de Manhattan, Nkrumah afirmó que Campo Flores “es un joven que enfrenta cargos graves por drogas” y que por ello “está muy nervioso”.

“No sé de ningún acuerdo con fiscales federales ahora”, agregó, ante una pregunta sobre posibles negociaciones para declararse culpables y no ir a juicio.

El caso

Los dos acusados fueron detenidos el 10 de noviembre en una operación de la brigada antinarcóticos haitiana en un hotel lujoso cercano al aeropuerto de Puerto Príncipe.

De allí fueron trasladados a Nueva York por agentes de la DEA, la agencia estadounidense antidrogas.

La fiscalía los acusa de querer transportar a EE.UU. unos 5 kilos de una sustancia controlada que tenía “una cantidad detectable de cocaína”.

En esta “conspiración” están involucradas “otras personas conocidas y desconocidas”, según el acta de acusación.

Campo Flores y Flores de Freitas también están acusados de haber participado en reuniones para enviar un cargamento de cocaína a Estados Unidos a través de Honduras.

La pena máxima para los cargos es la cadena perpetua.

La comparecencia en la corte ocurrió un día después de que las autoridades revelaran que dos militares de alto rango están nombrados en la imputación federal sellada, y se les acusa de estar vinculados con traficantes de cocaína.

Se trata del comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), general Néstor Reverol, y de un antiguo oficial de la unidad antidrogas de Venezuela, el general Edilberto Molina, según informó el diario The New York Times. 

La revelación provocó que el militar de más alto rango de Venezuela, el ministro de Defensa, el general Vladimir Padrino, escribiera en Twitter: “que cese la campaña de descrédito que existe contra la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) y sus líderes”.

EE.UU. ha incrementado la presión sobre los miembros de alto rango del gobierno socialista de Venezuela, debido a que la nación se ha convertido en una zona de tránsito de narcóticos con destino a EE.UU. y Europa.

Varios funcionarios venezolanos, incluyendo un ex ministro de defensa y el jefe de inteligencia militar, han sido acusados o sancionados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación