Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

SIP exige a Venezuela que importe papel para periódicos

La organización advierte de una "catástrofe" para la libre expresión

La materia prima de los periódicos es el papel, pero el gobierno venezolano decretó que la importación de este insumo no es prioritario y lo eliminó de la lista. foto edh /internet

La materia prima de los periódicos es el papel, pero el gobierno venezolano decretó que la importación de este insumo no es prioritario y lo eliminó de la...

La materia prima de los periódicos es el papel, pero el gobierno venezolano decretó que la importación de este insumo no es prioritario y lo eliminó de la lista. foto edh /internet

VENEZUELA. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pidió ayer al gobierno de Venezuela que elimine los requisitos de entrega de divisas para la importación de papel periódico y otros materiales necesarios en la producción de diarios y dijo que se trata de mecanismos utilizados para amordazar a la prensa.

La finalidad de la solicitud es que varios diarios del país puedan restablecer sus publicaciones, que se han visto interrumpidas por la falta de insumos.

"Las licencias para la importación de papel o equipo periodístico son contrarias al libre flujo informativo que debe prevalecer en una democracia", expresó el presidente de la libertad de prensa y expresión de la SIP, Claudio Paolillo, tras recordar que está estipulado en la Declaración de Chapultepec y en los Principios sobre Libertad de Expresión a nivel interamericano.

Los diarios más pequeños son los que se han visto más golpeados por las trabas y requerimientos que imposibilitan la importación de papel y otros insumos. Esas publicaciones, que en su mayoría están en el interior del país, son las que recurren a los distribuidores.

Varios diarios dejaron de publicarse por la falta de esos insumos desde comienzos de agosto, entre ellos El Sol de Maturín, en el estado de Monagas; Antorcha, del estado de Anzoátegui; El Caribazo, La Hora y El Caribe, del estado de Nueva Esparta, y Los Llanos y El Espacio, en el estado de Barinas.

"Podemos estar frente a una catástrofe de proporciones mayores para la libertad de prensa si se reduce la capacidad operativa de los diarios venezolanos", consideró Paolillo y dijo que "es inevitable pensar que la licencia de importación se utiliza en forma intencional para amordazar a la prensa".

Para importar, los periódicos y los distribuidores de papel necesitan una cuota de divisas que permite la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) después de recibir un permiso de "certificación de productos de no producción nacional" emitido por el Ministerio de Industria y Comercio.

De acuerdo con denuncias periodísticas, desde hace varios meses el ministerio se niega a otorgar esas licencias a los periódicos y afecta así tanto a la prensa independiente como a la que está más cerca del oficialismo.

En 2012 el gobierno retiró al papel periódico de la lista de importación de bienes prioritarios.

Un informe reciente del diario venezolano El Nacional indicó que circulan 46 diarios regionales en el interior de Venezuela, de los cuales 25 están prontos a agotar sus existencias de papel.

También pasó en 2007

Los inconvenientes a la importación de papel y otros insumos son de vieja data.

En 2007, la SIP reclamó a Cadivi que "el malestar es aún mayor considerando que la mayoría de los periódicos venezolanos mantiene la misma incertidumbre para la importación de papel periódico y otros insumos, lo que pondría en peligro inminente la publicación y circulación de sus productos, afectándose de esta manera la libertad de prensa, la libertad de expresión y el derecho de los ciudadanos a la información", publica el sitio web Infobae.

Y agrega que algunos periódicos tuvieron que dejar de comprar materiales de producción por fuera del mercado oficial de divisas, debido a los costos cada vez más prohibitivos. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación