Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sicario disfrazado de payaso mata al mayor de narcos Arellano Félix

Hubo intensa movilización policial en Los Cabos

El narco estaba en reunión familiar en "Ocean House", a la orilla del mar en Los Cabos, en Baja California. foto edh / archivo

El narco estaba en reunión familiar en "Ocean House", a la orilla del mar en Los Cabos, en Baja California. foto edh / archivo

El narco estaba en reunión familiar en \"Ocean House\", a la orilla del mar en Los Cabos, en Baja California. foto edh / archivo

LOS CABOS, MÉXICO. "El mayor de los hermanos del otrora temido clan del narcotráfico mexicano de los Arellano Félix fue asesinado a disparos por un individuo disfrazado de payaso, dijeron las autoridades ayer.

Familiares de Francisco Rafael Arellano Félix confirmaron su identidad en el lugar del homicidio, en un inmueble rentado en una playa de la localidad turística de Los Cabos, informó en un comunicado la Procuraduría General de Justicia del estado de Baja California Sur.

Una fotografía tomada en el lugar mostraba presuntamente el cadáver de Arellano Félix cubierto con una manta sobre el piso de mosaicos de la casa. Un funcionario de la oficina de la procuraduría estatal dijo ayer que el asesino iba disfrazado totalmente de payaso, inclusive con una nariz redonda roja.

El funcionario no estaba autorizado a ser citado por su nombre. El motivo del ataque y la identidad del atacante siguen siendo objeto de investigación.

Arellano Félix estuvo preso en Estados Unidos por cargos de narcotráfico y quedó en libertad y deportado en 2008.

El arresto o la muerte de la mayoría de los siete hermanos Arellano Félix redujo su cartel a una sombra de lo que fue alguna vez en la década de 1990. Eran conocidos por su control violento y brutal del tráfico de narcóticos en la ciudad de Tijuana, fronteriza con Estados Unidos.

Francisco Rafael Arellano Félix, de 63 años, estaba preso cuando el cártel de sus hermanos había alcanzado su máximo poder. Fue arrestado en 1993 en relación con el asesinato del cardenal católico Juan Jesús Posadas Ocampo y cumplió una sentencia de 10 años de cárcel por posesión de armas. En 2006 fue extraditado a Estados Unidos para que enfrentara cargos en California derivados de un caso de 1980 en el que supuestamente había vendido cocaína a un policía encubierto en Estados Unidos. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación