Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ex senador republicano propone reducir inmigración en EE.UU.

"Cuando nuestros mercados de trabajo no pueden manejar la afluencia que estamos recibiendo, entonces es hora de volver a calibrar", dijo hoy Rick Santorum, precandidato a la Casa Blanca

Ex senador republicano propone reducir inmigración en EE.UU.

El exsenador republicano Rick Santorum, precandidato a la Casa Blanca en la elecciones de 2016, delineó hoy sus propuestas en materia migratoria, centradas en la reducción de la inmigración ilegal con el propósito de mejorar las condiciones laborales de los estadounidenses. 

"Creo que la inmigración puede ser una cosa muy buena", dijo Santorum en una conferencia en el Club Nacional de Prensa, en Washington. 
"Pero como con cualquier cosa, en demasía puede no ser tan bueno", agregó el aspirante, que cuenta con muy pocas opciones que lograr la nominación del Partido Republicano para los comicios, según las encuestas. 

"Cuando nuestros mercados de trabajo no pueden manejar la afluencia que estamos recibiendo, entonces es hora de volver a calibrar. Esto no es una posición anti-inmigrante, es una posición a favor de los trabajadores, especialmente aquellos más afectados por las olas de los nuevos trabajadores: inmigrantes recientes, minorías y trabajadores más jóvenes", aseveró el exsenador por Pensilvania. 

Santorum, que no logró entrar en la lista de los diez candidatos republicanos que asistieron al primer debate televisado de las primarias el pasado día 6, es conocido por una dura perspectiva en materia migratoria, tanto que hoy reivindicó haber tenido "las mismas ideas que (el magnate) Donald Trump" antes que él. 

"Hasta este verano, yo era el único candidato que tenía un mensaje centrado en ayudar a los trabajadores estadounidenses, poniendo límites de sentido común en esta oleada de inmigrantes", apuntó. 

"El gobernador (Scott) Walker fue el primero en cambiar su posición con pocos detalles para poner límites a la inmigración. Ahora Donald Trump se ha unido a la mayoría de los estadounidenses con algunas ideas para ayudar a priorizar a los trabajadores estadounidenses", consideró. 

Como el polémico magnate, que el pasado domingo presentó su plan migratorio, el precandidato republicano planteó la construcción de "cientos de millas de un muro en la frontera con México" y "el despliegue que sea necesario" de fuerzas de seguridad.
 
También aseguró que, de llegar a la Casa Blanca, pondría duras condiciones de cooperación migratoria al Gobierno mexicano. 
"Denegaré -especificó- las visas a aquellos países que no tomen medidas para reducir la inmigración ilegal". 

Además, se alineó también con Trump en su postura sobre eliminar la ciudadanía por nacimiento, uno de los temas más candentes en el debate presidencial actual en lo referente a inmigración. 

Con el objetivo de reducir en un 25 % la inmigración, tanto legal como ilegal, Santorum explicó que bajo su mando también se eliminará la lotería anual para la residencia permanente, y se obligará a todos los inmigrantes a pasar por un sistema biométrico de datos más estricto. 
En comparación con las propuestas planteadas por la precandidata favorita entre los demócratas, Hillary Clinton, Santorum aseguró que sus medidas están "basadas en la esperanza y la oportunidad" y no el miedo. 

El exsenador, que llegó a ser el rival más fuerte del candidato republicano en 2012, Mitt Romney, insistió en que Clinton basa su modelo de país en la división de las comunidades y las etnias, mientras que su planteamiento pretende aunar a los estadounidenses y proteger a las familias. 

"La amnistía va a perpetuar el problema, y no a solucionarlo", dijo, en referencia a las propuestas demócratas para lograr una reforma migratoria con un camino a la ciudadanía para los más de 11 millones de inmigrantes ilegales que se calcula que hay en el país.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación