Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Senador EE. UU. dice que es un "peligro enorme" hacer negocios en Cuba

El senador Marco Rubio fustigó nuevamente el reciente acercamiento iniciado por EE. UU. y el régimen de Cuba.

El senador de origen cubano Marco Rubio afirmó ayer que decidirá "en pocas semanas" si aspirará a la Casa Blanca en 2016. foto edh / internet

El senador de origen cubano Marco Rubio afirmó ayer que decidirá "en pocas semanas" si aspirará a la Casa Blanca en 2016. foto edh / internet

El senador de origen cubano Marco Rubio afirmó ayer que decidirá \"en pocas semanas\" si aspirará a la Casa Blanca en 2016. foto edh / internet

Washington. El senador republicano estadounidense por Florida, Marco Rubio, dijo ayer en Miami (EE. UU.) que hacer negocios con Cuba representa un "peligro enorme" para los sectores empresariales y bancarios estadounidenses.

"La empresa privada de Estados Unidos que trata de hacer negocios con Cuba está en peligro de perderlo todo si (Raúl) Castro se mantiene en el poder", aseguró Rubio a los periodistas tras participar en una graduación de empresarios de un programa impulsado por la financiera Goldman Sachs.

El republicano de origen cubano, quien ha criticado la nueva política estadounidense de apertura hacia el régimen de Cuba del presidente estadounidense Barack Obama, rechazó también la posibilidad del establecimiento de una embajada en La Habana.

"No habría una verdadera embajada si el régimen cubano condiciona que la disidencia, la sociedad civil cubana no pueden hablar con los diplomáticos estadounidenses", explicó el congresista.

Rubio participó ayer en el centro universitario Miami-Dade College en la graduación de más de 70 pequeños empresarios que estudiaron bajo un programa de Goldman Sachs que busca educar y asesorar a 10,000 empresarios en Estados Unidos para fomentar la generación de empleos en el país.

Los sectores bancarios y empresariales del país analizan los beneficios y oportunidades que se generan tras la nueva política emprendida este año por el presidente Obama, que suaviza las restricciones de viajes y relaciones comerciales entre ambos países.

Recientemente, la representante por Florida, la republicana Ileana Ros-Lehtinen, demandó que se le explicara cuál era el objetivo de negociar si Estados Unidos no cree que Cuba vaya a cambiar.

Ros-Lehtinen, una de las más escépticas sobre la idoneidad de esta nueva política hacia Cuba, ha criticado duramente que "la administración de Obama ha optado una vez más por ignorar de manera unilateral las leyes estadounidense para hacer estas nuevas normas y, al hacerlo, ha proporcionado un 'salvavidas' económico para el régimen comunista cubano. Las concesiones del presidente Obama a los hermanos Castro sólo sirven para envalentonarlos y permitir que sigan violando los Derechos Humanos, sin hacer nada para promover la libertad y la democracia a los millones de cubanos oprimidos".

El 17 de diciembre, Estados Unidos y Cuba anunciaron el inicio de conversaciones para abrir embajadas y restablecer unas relaciones diplomáticas congeladas durante más de medio siglo. El 16 de enero, entraron en vigor un conjunto de medidas comerciales, financieras y de viajes que alivian el bloqueo económico a la isla mientras se espera el levantamiento del embargo. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación