Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La segunda caja negra confirma que copiloto aceleró para chocar avión

Revelan que investigó en la web sobre suicidios y seguridad aeronáutica

La segunda caja negra recuperada del avión de Germanwings, que se estrelló en Los Alpes franceses el 24 de marzo. foto edh / efe

La segunda caja negra recuperada del avión de Germanwings, que se estrelló en Los Alpes franceses el 24 de marzo. foto edh / efe

La segunda caja negra recuperada del avión de Germanwings, que se estrelló en Los Alpes franceses el 24 de marzo. foto edh / efe

FRANCIA. El copiloto de Germanwings aceleró repetidamente el avión a tiempo que utilizó el piloto automático para hacer que el A320 descendiese hacia los Alpes, dijo ayer la agencia francesa de investigación de accidentes aéreos (BEA).

El nuevo y estremecedor detalle proporcionado por la BEA se basa en la lectura inicial de los parámetros de vuelo registrados por una de las "cajas negras" de la aeronave, que fue hallada ennegrecida y enterrada en la zona del choque el jueves.

Esto refuerza las sospechas iniciales de los investigadores de que el copiloto Andreas Lubitz destruyó intencionadamente el avión - aunque los investigadores siguen intentando averiguar el motivo. Las 150 personas que iban a bordo del vuelo 9525 entre Barcelona y Düsseldorf murieron tras el choque del 24 de marzo.

La BEA explicó que una lectura inicial de los datos mostró que el copiloto activó el piloto automático para poner el avión en descenso y que durante la bajada ajustó repetidamente el dispositivo para acelerar el avión. La agencia sigue estudiando los datos registrados por el dispositivo para tener más detalles de lo ocurrido.

En base a las grabaciones de las conversaciones de cabina de la otra caja negra, los investigadores sostienen que Lubitz se encerró dentro de la cabina impidiendo el acceso del piloto y estrelló el avión intencionadamente.

En Marsella, el fiscal Brice Robin destacó la convicción de los investigadores franceses de que el copiloto estuvo consciente hasta el momento del impacto, y que pareció haber intervenido en varias ocasiones para evitar que sonase la alarma de velocidad elevada.

Mientras, la fiscalía de Düsseldorf confirmó que el copiloto investigó en Internet sobre métodos de suicido en los días previos a lo ocurrido.

Según confirma la agencia de noticias AP, los investigadores alemanes encontraron en el apartamento de Lubitz una tableta desde la que el copiloto realizó diversas búsquedas en Internet sobre métodos de suicidio y también el funcionamiento y seguridad de la puerta de la cabina de un avión. Esas búsquedas, según los investigadores, se produjeron entre el 16 y el 23 de marzo, justo los días antes de la tragedia el 24 de marzo.

El fiscal de Düsseldorf, Ralf Herrenbrueck, ha asegurado en un comunicado que Lubitz, de 27 años, buscó términos como "tratamiento médico" y "métodos de suicidio". En al menos uno de esos días, también buscó por términos que tenían que ver con la puerta de la cabina de un avión y sus sistemas de seguridad. Los investigadores pudieron recuperar esta información de la tableta porque el historial de búsqueda no había sido eliminado.

Cinco consultas

La Fiscalía de Düsseldorf dijo además que ha registrado al menos cinco consultas de médicos a las que acudió el joven, según informaciones de la revista Der Spiegel.

El semanario, citando fuentes de la investigación, explica que se han registrado las cinco consultas y se han confiscado los historiales médicos de Lubitz, quien, según la Fiscalía, hasta la víspera de la tragedia aérea buscó en Internet información sobre modo y métodos para suicidarse.

Varios de los médicos a los que acudió el copiloto, de 27 años, se pusieron en contacto con la policía para informar de que el joven había sido paciente suyo al aparecer su nombre en los medios de comunicación.

Entre los especialistas, según Der Spiegel, hay neurólogos y psicólogos.

La Fiscalía de Düsseldorf reveló que Lubitz había recibido hace años, antes de conseguir su licencia como piloto, tratamiento psicoterapéutico por "tendencias suicidas".

Al registrar sus viviendas descubrió que estaba en tratamiento y que además tenía una baja médica para el día de la catástrofe, que no había comunicado a Germanwings, la filial de bajo coste de Lufthansa.

Según la aerolínea, Lubitz informó a su escuela de vuelo en 2009, al retomar su aprendizaje tras una interrupción de meses, de que había sufrido un episodio de depresión grave del que presumiblemente se había restablecido. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación