Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Santos restituye a alcalde de Bogotá por orden de juez

El presidente colombiano tuvo que dar marcha atrás a su decisión

Santos restituye a alcalde de Bogotá por orden de juez

Santos restituye a alcalde de Bogotá por orden de juez

Santos restituye a alcalde de Bogotá por orden de juez

COLOMBIA. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, restituyó ayer en su cargo al alcalde de Bogotá, el izquierdista Gustavo Petro, un mes después de haberlo destituido sin tomar en cuenta una solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para mantenerlo en el puesto.

Santos acoge así el fallo de un magistrado que le ordenó el martes acatar el dictamen de la CIDH, en el más reciente capítulo en la compleja batalla jurídica por el segundo cargo político más importante del país sudamericano después de la presidencia.

Un fallo previo de la Procuraduría General de la Nación, que cumplió Santos, había ordenado la destitución de Petro por irregularidades en el manejo de la basura, cuando trató de establecer un nuevo modelo de recolección de residuos.

"Las leyes, los jueces, me ordenan restituir al alcalde Petro, y he firmado el decreto correspondiente para que se restituya en su cargo al alcalde Gustavo Petro", dijo Santos en un acto de Gobierno en la sede de la presidencia.

"Esta decisión es simplemente el cumplimiento de la ley, no tengo alternativa, a algunos les puede gustar, a otros no, pero mi obligación como Presidente de la República es acatar la ley y lo que los jueces dispongan", agregó el político de centro derecha que está en campaña para ser reelegido en mayo.

Según expertos, el fallo del magistrado puede ser revertido por una instancia judicial superior, lo que podría provocar que en las próximas semanas Petro vuelva a salir del cargo, complicando aún más la gobernabilidad de la capital colombiana.

En el último mes y después de la destitución de Petro, Bogotá ha tenido dos alcaldes encargados.

El regreso del izquierdista de 54 años y quien perteneció a la guerrilla del M-19, implica el aplazamiento de elecciones para elegir a un nuevo alcalde y la reactivación de la convocatoria a un referendo para que los habitantes de Bogotá decidan si lo mantienen o le revocan su cargo.

El fallo que ordenó a Santos restituir a Petro es independiente a otro proceso ante el Consejo de Estado, que tiene el mismo propósito.

La capital colombiana de más de ocho millones de habitantes, con un presupuesto anual de $7,000 millones, enfrenta problemas de inseguridad, caos en el tráfico vehicular, destrucción del pavimento de las calles y falta de planeación, a lo que se suma el desempleo y baja cobertura de salud pública.

La Procuraduría también inhabilitó al alcalde para ejercer cargos públicos por 15 años, lo que Petro consideró como una decisión política para bloquear sus aspiraciones de llegar a la presidencia en 2018.

Multan al alcalde

Poco después de la restitución, la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia impuso una multa de 410 millones de pesos (unos 212,472 dólares) a Petro y ordenó el cese del actual sistema de recolección de basuras que precisamente motivó su destitución.

Este organismo de control hizo pública ayer la resolución por la que además de Petro fueron sancionadas tres empresas y otras nueve personas naturales que según la Superintendencia ejecutaron "prácticas violatorias de la ley al limitar la libre competencia" en el diseño del esquema de aseo implantado por la Alcaldía en Bogotá en diciembre de 2012.

El 18 de diciembre de 2012 y durante varios días, Bogotá amaneció repleta de bolsas de basura como consecuencia de un complicado relevo entre un modelo privado de recolección de basura. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación