Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Santos maniobra con un plan para alcaldía Bogotá

El presidente colombiano convoca a su gabinete para el lunes para definir la estrategia de trabajo, tras destituir a Gustavo Petro

El presidente Santos junto a otros miembros del gabinete, entre ellos el edil destituido, en una reunión en 2012. foto edh / InternetRafael Pardo, actual ministro de Trabajo, estará a cargo de la alcaldía capitalina en Colombia por mandato de Santos.

El presidente Santos junto a otros miembros del gabinete, entre ellos el edil destituido, en una reunión en 2012. foto edh / InternetRafael Pardo, actual ministro de Trabajo,...

El presidente Santos junto a otros miembros del gabinete, entre ellos el edil destituido, en una reunión en 2012. foto edh / InternetRafael Pardo, actual ministro de Trabajo, estará a cargo de la alcaldía capitalina en Colombia por mandato de Santos.

COLOMBIA. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, convocó ayer para este lunes una reunión de su gabinete ministerial para discutir un plan de acción para Bogotá tras la destitución e inhabilitación por 15 años del alcalde capitalino Gustavo Petro.

En la reunión participará el alcalde encargado de la capital colombiana y ministro de Trabajo, Rafael Pardo, con el fin de tomar medidas para atacar los problemas más urgentes de la ciudad, dijo el presidente en una declaración.

"Creo que esto es algo que tenemos urgencia en hacer y por eso quería anunciarles que el lunes vamos a reunirnos el gabinete en pleno con el alcalde encargado, algunos de sus asesores, y trazar un plan de acción inmediato para Bogotá y los bogotanos", manifestó el jefe de Estado.

Al asumir el jueves, Pardo prometió continuar con el plan de Gobierno de Petro y dedicar esfuerzos para mejorar la movilidad de la ciudad, ahogada por un tráfico caótico, y la seguridad ciudadana, las principales demandas de los habitantes de esta urbe de más de siete millones de habitantes.

Petro, exguerrillero del grupo M-19, fue elegido alcalde para el periodo 2012-2015, pero Santos lo destituyó el miércoles acatando una sentencia dictada el pasado 9 de diciembre por la Procuraduría General (Ministerio Público).

Esta entidad consideró que Petro incurrió en fallas graves al cambiar el sistema de recolección de basuras de Bogotá, que pasó en diciembre de 2012 de un modelo privado a uno público, lo que durante tres días generó una crisis en el servicio.

El alcalde intentó durante cien días frenar su destitución e inhabilitación por 15 años para ejercer cargos públicos con recursos en los tribunales que fueron todos negados y con un pedido de medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que el Gobierno colombiano no acogió.

Espera que tenga futuro

Santos también afirmó que todas las decisiones que tomó frente a la destitución de Petro como alcalde de Bogotá, estuvieron apegadas a la ley pero confesó que el hecho "me ha dolido" y que espera que en algún momento Petro pueda volver a hacer política, publicó el diario El Tiempo.

"Espero que (Gustavo Petro) pueda tener algún futuro político. A mí me ha dolido mucho, como persona, lo que le ha sucedido", declaró el mandatario.

Asimismo, indicó que "la Comisión (CIDH) es subsidiaria cuando las instituciones del país no funcionan, pero en este caso sí funcionaron de forma pronta y eficaz".

Debido a la decisión del presidente de no acatar lo dictado por la CIDH, un abogado colombiano, defensor de víctimas de crímenes de Estado, presentó ayer una demanda contra Santos por no acoger dichas medidas cautelares y firmar la destitución de Petro.

En declaraciones a la emisora la FM, el letrado Jorge Molano consideró "inadmisible que un presidente de la República decida desconocer la Constitución política y decida delinquir sin ninguna vergüenza ante la comunidad nacional e internacional".

Según Molano, Santos incurrió en el delito de prevaricato por lo cual lo demandó ayer ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes (baja), que es la instancia constitucional que puede investigar a los gobernantes en Colombia.

A juicio del abogado, el presidente desconoció 10 sentencias de la Corte Constitucional colombiana que advierten sobre el cumplimiento de esa clase de disposiciones de la CIDH, un organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA) con sede en Washington.

De acuerdo con el abogado, "el acto del presidente de la República es un acto manifiestamente contrario a la ley, y que sobre dicha base corresponde a un acto de prevaricato que deberá conocer la Comisión de Acusaciones".

Los únicos gobernantes colombianos que han sido escuchados por la Comisión de Acusaciones son los expresidentes Gustavo Rojas Pinilla (fallecido), Ernesto Samper Pizano (1994-1998) y Álvaro Uribe Vélez (2002-2010).—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación