Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Rusos acosan a ucranianos y esperan a que se rindan

El secretario de Estado de EE. UU. llega hoy a Ucrania

Un soldado ucraniano inspecciona vehículos armados en una base militar en Lviv. foto edh / agencia EFE

Un soldado ucraniano inspecciona vehículos armados en una base militar en Lviv. foto edh / agencia EFE

Un soldado ucraniano inspecciona vehículos armados en una base militar en Lviv. foto edh / agencia EFE

KIEV. Las fuerzas rusas desplegadas en Crimea acosan a las de Ucrania, a las que desbordan por su número, capacidad y efectivos.

Los invasores rusos (que no quieren ser identificados oficialmente como militares de la Federación Rusa) pueden emprender un asalto a las instalaciones de la flota ucraniana de madrugada, si se cumplen los temores del Ministerio de Defensa en Kiev, que sospecha que los rusos han dado un ultimátum a las fuerzas ucranianas desplegadas en la península para que se pongan a las órdenes de las nuevas autoridades prorrusas de Crimea.

En 2009 Rusia aprobó una legislación especial para poder utilizar el Ejercito en supuesta defensa de los intereses de sus ciudadanos en el extranjero.

La misión de Ucrania en la ONU denunció ayer que 16,000 soldados rusos han sido desplegados en la región.

En las bases ucranianas de Crimea, que todavía se niegan a entregar las armas o dejar que se las arrebaten los rusos, los francotiradores de uno y otro lado se apuntan mutuamente con la mirilla de sus fusiles. Los gatillos están a punto para disparar, y solo la diplomacia de altura puede evitar que lo hagan, si es que los líderes de EE. UU., la Unión Europea y Rusia encuentran la forma de convertir el enfrentamiento bélico en político.

Estados Unidos anunció ayer que suspende toda cooperación militar con Rusia por su intervención en la península ucraniana de Crimea, lo que incluye encuentros bilaterales, maniobras militares conjuntas, conferencias previstas y visitas a puerto, informó el Pentágono en un comunicado.

"Instamos a Rusia a que desescale la crisis en Ucrania y que sus tropas en Crimea vuelvan a sus bases", afirmó este lunes en un comunicado el portavoz del Departamento de Defensa de EE. UU., el contraalmirante John Kirby.

La decisión del Departamento de Defensa llega al mismo tiempo que el presidente estadounidense, Barack Obama, se reúne con sus asesores de seguridad para evaluar la estrategia a seguir ante la negativa rusa a dar marcha atrás en su intervención militar en Crimea.

"Estamos examinando una serie de pasos, económicos y diplomáticos que aislarán a Rusia y tendrán un impacto negativo en su economía y su estatus en el mundo", dijo es Obama a los periodistas antes de reunirse en la Casa Blanca con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Por su parte, el secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, viajará a Kiev, la capital ucraniana, para presentar un paquete de ayuda a la economía de este país y promover la mediación internacional en la crisis que vive.

Los líderes europeos se han citado el próximo jueves para tratar la grave crisis de Ucrania, según ha dicho hoy el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo.

Explicó que la Unión Europea estudiará sanciones selectivas contra determinadas personas en Rusia entre otras medidas como la suspensión del diálogo sobre visados con Rusia y las negociaciones para firmar un nuevo acuerdo de cooperación entre la UE y Rusia.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación