Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Rubio tratará de frenar a Trump en supermartes

Expertos coinciden en que el hispano es el único que puede impedir que el magnate gane los 1,237 delegados

Los precandidatos republicanos Marco Rubios (iz) y Donald Trump.

Los precandidatos republicanos Marco Rubios (iz) y Donald Trump, durante el pasado debate. | Foto por Agencia EFE

Los precandidatos republicanos Marco Rubios (iz) y Donald Trump, durante el pasado debate.

WASHINGTON. Este martes 1 de marzo se realizarán elecciones primarias de los partidos Republicano y Demócrata en 14 estados de Estados Unidos. En esta jornada, conocida como el supermartes, varios estados organizan simultáneamente contiendas que ayudan a tener un panorama más claro de los candidatos que podrían avanzar hacia la Casa Blanca.

La lista de estados incluye: Alabama, Arkansas, Colorado, Georgia, Massachusetts, Minnesota, Dakota del Norte, Oklahoma, Tennessee, Texas, Vermont, Virginia, Wyoming, además de las “asambleas” republicanas de Alaska y las demócratas en Samoa.

Para el supermartes siguen en la contienda a la candidatura republicana Donald Trump, Marco Rubio, Ted Cruz, Ben Carson y John Kasich. Por los demócratas se postulan Hillary Clinton y Bernie Sanders.

Tras dos semanas de paseo triunfal por Nuevo Hampshire, Carolina del Sur y Nevada, los analistas han pasado de plantear si Trump tenía opciones a preguntarse si su victoria es evitable.

La respuesta es sí. Pero no va a ser fácil. El supermartes  empezará a despejar dudas. Pero los expertos sitúan el momento decisivo en el 15 de marzo, cuando el reparto de delegados se llevará a cabo por el sistema mayoritario: todo para el ganador (en el supermartes se aplica el proporcional). Si se escucha al eufórico millonario, la carrera está sentenciada.

Cuando se pregunta al resto de rivales, los dos senadores de origen hispano, Marco Rubio y Ted Cruz, se autoproclaman la única alternativa a Trump. 

La mayoría de analistas valoran la agresividad mostrada por Rubio en el debate de este jueves, que ha dado un giro a una campaña manejada por Trump.

El punto de partida no puede ser mejor para el magnate. Disputados cuatro estados, los 82 delegados que ha sumado, aunque son más del 60% del total, pueden resultar casi anecdóticos. Están muy lejos aún de los 1.237 (mitad más uno) que se necesitan para lograr la nominación. Pero la proyección a partir de los objetivos logrados es más significativa. 

Según David Wasserman, experto del blog especializado Cook Political Report, el magnate está por encima de sus previsiones para conseguir el objetivo, con un 114%. 

De forma que este martes se podría permitir un resultado notablemente peor del que le dan las encuestas, bajar hasta 246 delegados (menos de la mitad), y no perdería su promedio de victoria antes de tiempo. Sus cálculos sitúan a Rubio con un 49%, más o menos a la mitad de sus objetivos hasta ahora. 

La conclusión de Wasserman es que el cubanoamericano necesitaría al menos 191 delegados para entrar en el promedio de nominación. Muy por encima de lo que le atribuyen los sondeos. 

Mientras que Ted Cruz, muy disminuido en Nevada y Carolina del Sur, ha alcanzado apenas un 23% de los objetivos, y Kasich, un 18%.

En contraste con el cálculo anterior, Chris Krueger, de Guggenheim Partners, pone menos acento en los promedios y más peso en el 15 de marzo y los estados de reparto mayoritario, para sostener que Marco Rubio está todavía en condiciones de vencer a Trump. 

En lo que coincide plenamente con su colega experto es en que el hispano es el único que puede hacerlo.

Según la sucesión de condicionales que plantea, el escenario ideal para Rubio sería forzar la retirada de Cruz y Kasich antes del 15 de marzo. 

Para ello tendría que derrotar al senador por Texas en su propio estado este martes, y al gobernador de Ohio en el estado de Michigan (el 8 de marzo), donde también ha apostado durante su campaña. 

La última encuesta, publicada el viernes, prevé la victoria de Cruz en Texas, incluso por encima de Trump, y el tercer puesto de Rubio. 

La siguiente baza de Rubio consistiría en una gran actuación el 15 de marzo, que le aportaría muchos delegados. 

Florida, de donde procede, es el más factible, aunque las encuestas hoy le sitúan por debajo de Trump. 

El previsible apoyo del exgobernador Jeb Bush puede catapultarle. 

En Illinois, Carolina del Norte y Misuri, Rubio está bien situado. Pero en Ohio el favorito es Kasich. Motivo por el cual el gobernador ha rechazado la propuesta de retirada y alianza con Rubio lanzada por altos cargos del partido. 

La siguiente semana llegan otros estados, como Arizona y Utah, donde Rubio también ha ganado mucho terreno. 

En el peor de los casos, el cálculo de Krueger es llegar a la convención de julio sin que Trump haya sumado los 1,237 delegados para ser nominado. Para ello, California, en junio, con muchos delegados en juego, podría convertirse en la batalla decisiva.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación