Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Guatemala

Ríos Montt refuta cargos por genocidio

La audiencia del jueves previa a la sentencia del caso ha sido una de las más concurridas, y a ella asistieron indígenas, estudiantes, diplomáticos, activistas de derechos humanos, militares en activo y retirados, periodistas y familiares de procesa

Foto/ AP

Foto/ AP

Foto/ AP

El general Efraín Ríos Montt rechazó el jueves los cargos por genocidio y negó que se atentara específicamente contra una etnia al rendir su primera declaración en el juicio que se le sigue por genocidio y delitos contra la humanidad por la muerte de indígenas ixiles en el marco del conflicto armado en Guatemala.

"Me declaro inocente, nunca he tenido la intención ni el propósito de destruir a ninguna etnia nacional", dijo el ex dictador al finalizar su declaración ante el Tribunal de Sentencia de Mayor Riesgo, donde se le procesa junto a su entonces jefe de inteligencia, el también general José Mauricio Rodríguez Sánchez.

"Nunca ordené que se atentara contra una raza, nunca lo hice y de todo lo que han dicho no ha habido una clara participación", dijo el ex gobernante (1982-1983) en la audiencia del jueves. Al rendir su declaración, una parte de la audiencia aplaudió.

"De ninguna manera puedo aceptar los delitos, de ninguna manera", declaró Ríos Montt. "Yo no quería que se me dijera genocida porque nunca lo he sido, nunca lo he ordenado".

La audiencia del jueves previa a la sentencia del caso ha sido una de las más concurridas, y a ella asistieron indígenas, estudiantes, diplomáticos, activistas de derechos humanos, militares en activo y retirados, periodistas y familiares de procesados y víctimas.

Benjamín Gerónimo, un indígena ixil presidente de la Asociación Justicia y Reconciliación que inició la demanda contra los ex militares, habló en representación de las víctimas. Dijo que el Estado no había ayudado a las víctimas y que les causó daño a través del ejército.

"Yo lo vi con mi propia vista, no voy a mentir. Fueron asesinados niños, mujeres embarazadas, ancianos. Nos tacharon de terroristas, un terrorista nunca viene a pedir justicia", dijo Gerónimo.

El indígena djio que era sobreviviente de las masacres y asesinatos cometidos contra 256 miembros de su comunidad.

Un informe de Naciones Unidas determinó que por lo menos 200.000 personas murieron durante la guerra civil (1960-1996).

"Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que un genocida entre al reino de Dios", dijo, mientras la audiencia aplaudía y gritaba "justicia".

El proceso contra Ríos Montt ha sido interrumpido en dos ocasiones y ha enfrentado diversos obstáculos desde que comenzó en abril. La víspera comenzó la fase de conclusiones y está a punto de rendir una sentencia condenatoria o absolutoria.

El Ministerio Público pidió la víspera que ambos acusados reciban una condena de 75 años de prisión, 30 años por genocidio y 30 años por delitos contra deberes de humanidad, y 15 años más como aumento de la pena en una cuarta parte. También solicitó que se le retire la medida sustitutiva de arresto domiciliario por prisión.

El abogado defensor del ex gobernante, Francisco García Gudiel, afirmó que "mi defendido jamás ordenó, jamás planificó jamás ejecutó, jamás supervisó de lo que se le acusa".

César Calderón, abogado defensor de Rodríguez Sánchez, dijo que su defendido no era responsable de los delitos que se le acusa.

"Mi defendido no elaboró ningún plan, no hay ni una sola orden de mi defendido en las más de 8 mil hojas del expedientes porque su cargo y rango no se lo permitían", dijo Calderón.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación