Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Richard nunca pudo abrazar a su padre

Él esperaba cerca de la meta a su padre, quien competía en el maratón.

Richard Martin, de 8 años, cursaba el tercer grado en una escuela local de Boston.

Richard Martin, de 8 años, cursaba el tercer grado en una escuela local de Boston.

Richard Martin, de 8 años, cursaba el tercer grado en una escuela local de Boston.

BOSTON. Richard Martin estaba en la línea de meta esperando para estrechar a su padre con un abrazo. Pero nunca lo pudo hacer.

El pequeño, de solo 8 años, es una de las tres personas que murió después de que dos explosiones sacudieran el maratón de Boston. El niño murió tras ser alcanzado por las bombas que estaban colocadas en los cubos de basura.

Richard estaba esperando junto a su madre y sus hermanos a que su padre, William, completase el maratón, según informó el Boston Globe. El drama golpeó duro a esta familia. Su hermana, de 6 años, perdió una pierna y la madre está gravemente herida, por lo que tuvo que ser operada la noche del lunes.

La familia vive en un suburbio de Boston Dorchester, donde el padre de Martin, apodado Bill, es conocido como un líder popular de la comunidad. El padre, que participaba en la carrera, salió ileso.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación