Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Revelan la vida de lujo de Fidel Castro en Cuba

El dictador posee yates y una veintena de residencias, según describe en un libro su exguardaespaldas.

Fidel y Raúl Castro, durante una visita del expresidente brasileño Lula da Silva a La Habana.

Fidel y Raúl Castro, durante una visita del expresidente brasileño Lula da Silva a La Habana.

Fidel y Raúl Castro, durante una visita del expresidente brasileño Lula da Silva a La Habana.

CUBA. "En contra de lo que siempre dice, nunca ha renunciado al confort del capitalismo ni ha elegido vivir con austeridad", escribe Juan Reynaldo Sánchez, que por 17 años fue guardaespaldas de Fidel Castro y que ahora publica un libro sobre la vida privada del dictador.

Yates lujosos, una veintena de residencias en toda la isla o partidas de caza "a lo Luis XV", tanto en las frondosas provincias del norte como en los privilegiados fondos marinos, son algunos de los detalles que saca a la luz "La cara oculta de Fidel Castro", escrito junto al periodista francés Axel Gyldén y que estará en las librerías francesas el día 28.

Castro se cuidó mucho de mantener lejos de la vista de los cubanos su vida privada, "el secreto mejor guardado de la revolución", dice Juan Reynaldo Sánchez, según extractos del libro consultados por Efe.

El hombre que acompañó casi a diario a Fidel entre 1968 y 1994 describe el lujoso yate del dictador, Aquarama II, de 4 motores, que le regaló el dirigente soviético Leónidas Breznev.

El Aquarama II sirve para dar paseos marítimos, pero también para ir a Cayo Piedra, una pequeña isla situada en el sureste de Cuba, un "paraíso para millonarios" en el que Castro reposa rodeado de lujo.

Sánchez cayó en desgracia en 1994 por pedir la retirada y la jubilación. Fue encarcelado y, tras peripecias, logró escapar en 2008 para reunirse con su familia en EE. UU. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación