Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Republicanos reprochan nueva política con Cuba

Consideran que las relaciones con el régimen de Castro "no deben de ser revisadas"

WASHINGTON. El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en EE. UU., Robert Menéndez, reprochó ayer la nueva política de Estados Unidos con Cuba anunciada por el presidente Barack Obama.

"El anuncio es equivocado y no entiende la naturaleza del régimen en Cuba que ha ejercido su control autoritario sobre el pueblo cubano durante 55 años", externó.

El senador de origen cubano recordó que en noviembre pasado, la Comisión Cubana de Derechos Humanos(CCDH) documentó 398 detenciones por motivos políticos a manos del régimen de Castro y que eso eleva el número total de detenciones por motivos políticos durante los 11 primeros meses de este año a 8,410. "Este es un régimen que ha apresado a un ciudadano estadounidense durante cinco años por distribuir equipos de comunicaciones en la isla. La liberación de presos políticos no significa nada si mañana pueden ser arrestadas de nuevo y si nada cambia para que puedan buscar pacíficamente reformas en su propio país", criticó Menéndez.

Otro de los críticos fue el republicano John Boehner, presidente de la Cámara baja del Congreso, que en enero estará totalmente controlado por la oposición republicana.

Boehner cree que las medidas para levantar parte de las restricciones que pesan sobre la isla forman parte de "una serie de concesiones sin sentido a una dictadura que maltrata a su gente y conspira con los enemigos" del país.

"Las relaciones con el régimen de Castro no deben de ser revisadas, y mucho menos normalizadas hasta que el pueblo cubano pueda disfrutar de la libertad", afirmó Boehner, quien opina que la decisión de Obama "envalentonará" a los estados patrocinadores del terrorismo.

También el senador republicano por Florida Marco Rubio, prometió que hará "todo lo posible" para bloquear en el Congreso las medidas tomadas por el presidente.

El senador republicano, también de origen cubano, anticipó que utilizará su puesto en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado para intentar detener las acciones anunciadas.

Asimismo, la congresista cubanoamericana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, indicó que la "acción descarriada del presidente Obama animará al régimen de Castro a continuar sus actividades ilícitas, pisotear las libertades fundamentales y desechar los principios democráticos".

"La liberalización de políticas destinadas a suavizar el comercio y remesas a Cuba es otro golpe de propaganda para los hermanos Castro...", lamentó Ros-Lehtinen. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación